Los propietarios de fincas recibirán un aviso antes de ser multados

La Xunta aconseja a los concellos dar un tiempo «prudencial» si ven buena voluntad

.

santiago / la voz

A partir de este viernes, los propietarios de fincas que se vean afectadas por las franjas de seguridad forestal pueden ser multados. Normalmente, ninguno de los 700.000 dueños de fincas en Galicia debería recibir ninguna sanción en los próximos días, pero sí advertencias y notificaciones oficiales para que asuman cuanto antes la preceptiva limpieza o las talas de las especies prohibidas. «Non temos interese en recadar nin sancionar, e tampouco queremos molestar a ninguén», advirtió el presidente de la Xunta, que sin embargo fue tajante: «Imos en serio con este tema, o cal non significa que haxa multas o 1 ou o 10 de xuño. Pero nun tempo prudencial temos que ver que os propietarios están actuando». Después, sí, empezarán a llover sanciones, a tenor de la sensación de los alcaldes de que quedan miles de hectáreas por trabajar en toda Galicia sin que se intuya esa buena voluntad a la que apela el presidente.  

Desde hace diez años

La Xunta cree que está cargada de razones para apretar a los propietarios y a los concellos, entre otras cosas porque la obligación de mantener estas franjas limpias tiene diez años. El único cambio respecto al pasado es que se adelantó un mes el plazo máximo para ejecutar los trabajos. Y ahora, además, los concellos recibirán una ayuda de seis millones de euros de la Xunta para respaldar estas limpiezas, que se suman a los convenios a los que están suscritos el 90 % de las entidades municipales. «O que non ten convenio é porque non quere», dijo Feijoo, quien recordó que su Gobierno apoya económicamente la formación de cuadrillas forestales y la adquisición de motobombas.  

3,2 millones para tractores

Feijoo también anunció que Medio Rural destinará 3,2 millones de euros a la subvención o compra de 35 tractores que, sumados a los 35 del año pasado, darán servicio a 81 concellos para trabajos forestales, ya que alguna de las unidades, que tienen un coste de 85.000 euros, estará destinado a mancomunidades. El presidente cree que son herramientas fundamentales para limpiar la maleza en las fincas y avanzar en el tratamiento de las redes secundarias y las franjas de seguridad.

Como la adjudicación de estas máquinas está sometida a varios requisitos, la Xunta también financiará la compra de otros 15 tractores que gestionarán las jefaturas provinciales bajo la propiedad de Medio Rural. Los alcaldes podrán suscribir convenios para el uso de la maquinaria. Además, habrá un caso particular, el del Concello de Larouco, que también tendrá un tractor forestal financiado con 30.000 euros de la Diputación ourensana y 46.000 por parte de la Xunta.

Dueños de fincas se plantean cederlas al Banco de Terras ante la imposibilidad de hacerse cargo de su limpieza

Agentes de la consellería de Medio Rural recorren estos días diferentes localidades para explicar a los propietarios de las fincas cuáles son las obligaciones que marca la ley antiincendios y las consecuencias que tendrá el hecho de que no adecúen sus terrenos en tiempo y forma. Durante dichos encuentros, las principales dificultades que tienen los afectados son poner en práctica todos los aspectos de la norma en sus terrenos -muchos de ellos casi abandonados y sin uso-, las medidas de distancias que se establecen y las especies que deben ser taladas o no. Una información tan amplia y completa que en algunos casos, por ejemplo en la provincia de Ourense, ha llevado a muchos propietarios a ver como una posibilidad la cesión de sus propiedades al Banco de Terras de la Xunta, para evitar así un engorroso y costoso trámite. Así lo hicieron saber varios propietarios, por ejemplo, del Concello de Entrimo.  

Las obligaciones se mantienen

La incorporación de parcelas al Banco de Terras se puede hacer por diversos medios. Sin embargo, no resulta tan fácil deshacerse de las obligaciones. Fuentes de Medio Rural explicaron este jueves que, en el caso de la inclusión de predios de particulares, estos siguen conservando la propiedad. Esto significa que se mantienen sus obligaciones en cuanto a la gestión de la biomasa en esos terrenos. Su inclusión en dicho banco no les exime de sus responsabilidades al respecto. «O Banco de Terras dedícase, unicamente, a intermediar entre particulares para favorecer a mobilidade de predios agrarios», subrayan desde Medio Rural. También existen parcelas propiedad del Banco sobre las que ejerce obligaciones y gestión, pero los particulares que incorporan los terrenos siguen siendo titulares de ellos, con todas las consecuencias.

Si se trata de una donación al Banco de Terras, la situación varía. Esta puede ser aceptada o no, en función de su interés agrario. «Cómpre ter en conta que o obxectivo fundamental do Banco é frear o abandono de terras e poñelas en valor, non acumular predios indiscriminadamente», subrayan desde la Xunta. Por lo tanto, el Banco no se va a hacer cargo, por ejemplo, de pequeñas parcelas sin interés agrario, que no son susceptibles de aprovechamiento agropecuario.

Estos aspectos hacen que esta solución, que ya estudian algunos propietarios, no sea factible salvo en casos muy concretos y específicos, y siempre sin eximir de responsabilidad a los propietarios de los terrenos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Los propietarios de fincas recibirán un aviso antes de ser multados