La Xunta puede llegar a expropiar fincas de monte cerca de casas si su dueño incumple la obligación de limpiarlas

Xurxo Melchor
xurxo melchor SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

monica ferreiros

En las fajas perimetrales de 50 metros alrededor de zonas habitadas no puede haber maleza, ni árboles de combustión rápida

07 may 2018 . Actualizado a las 08:49 h.

La presión sobre los dueños de fincas de monte cerca de núcleos poblados para que cumplan con su obligación de limpiarlas podría llegar incluso a la expropiación del terreno por parte de la Xunta si es la Administración la que tiene que acometer el desbroce y estos trabajos son más costosos que el propio valor catastral del terreno afectado.

La medida figura en la instrucción aprobada el 26 de abril en materia de cumplimiento de las obligaciones de gestión de biomasa vegetal y retirada de especies arbóreas impuestas por las leyes de montes y de incendios forestales y que publicará hoy el DOG. En ella, ya se incluye también el adelanto al 31 de mayo -antes era el 30 de junio- de la obligación de tener limpias las fajas perimetrales de 50 metros alrededor de zonas habitadas.

En estos tramos no puede haber maleza ni árboles de combustión rápida -eucaliptos, pinos y acacias- y en el caso de especies permitidas -como carballos o castaños, entre otras- los árboles deben estar separados al menos siete metros entre sí.

La nueva instrucción hace hincapié en qué competencias son de la  Xunta y de los concellos, a los que Medio Rural quiere implicar al máximo porque son ellos los que deben vigilar y exigir el cumplimiento de que las zonas de monte anexas a casas estén limpias. También refiere cómo serán los procedimientos administrativos de identificación de los propietarios, notificación del período voluntario de desbroce y ejecución subsidiaria por parte de la Administración en caso de inacción del titular, al que además de cobrarle después el coste de los trabajos también podrá abrirle un expediente sancionador y multarle.

Desbroce por parte de la Administración sin notificación

En las zonas que han sido declaradas como de actuación prioritaria y urgente por su especial riesgo de incendios, la Xunta o los concellos podrán ejecutar por su cuenta las limpiezas de monte sin notificárselo previamente a los propietarios del terreno. Así se puede agilizar el desbroce, aunque después se identificará al dueño para cobrarle el trabajo y, si es el caso, sancionarle.

«Prefiro eucaliptos, polos piñeiros non dan case nada»

s. g. rial

Braulio García Castro, del lugar de Follente (parroquia de Mira, municipio de Zas) tiene varias fincas en el monte, y la mayoría con eucaliptos. Una de ellas es O Souto (las fincas, al igual que las leiras o los animales, siempre se bautizan). El nombre ya indica que ahí hubo castaños en otros tiempos, pero ahora crecen los eucaliptos.

«Prefiro os eucaliptos, polos piñeiros non dan case nada», asegura. Antiguamente no era así, pero las cosas han cambiado. Los que se ven rondan los 7 años, y esperará hasta los 12 para la tala y la venta. Mientras, cuida su propiedad. La desbroza él mismo, con las cadenas de su tractor, igual que se encarga de plantar. «Pranto eu e limpo eu, porque se non, non ganaría nada», justifica. Los precios varían, pero le puede salir por 60 euros el ferrado una nueva plantación, o por 500 un desbroce completo. «Os cartos dos eucaliptos son unha axuda, pero tampouco é moito. Eu creo que pagan como facían hai anos, pouco subiu», dice, una queja que coincide con la que tienen algunos agricultores que crían terneros para vender, al menos uno o dos al año, aunque de estos ya no quedan muchos.

Seguir leyendo

«O futuro pasa por xuntar e organizar aos propietarios»

josé alonso

«Non encontramos a fórmula máxica, pero algún día os propietarios galegos vanse organizar e vender o seu produto a un prezo xusto. Non pode ser que a tonelada de pasta de papel teña un prezo de 850 euros e que a de eucalipto se pague a pouco máis de 30». Así se pronuncia Ramón Reimunde, presidente Promagal (Productores de Madera de Galicia), la federación que agrupa a una treintena de asociaciones de Ferrolterra, Eume, Ordes y A Mariña. Promagal nació para promover una actitud, la unión para ser más fuertes, y con un objetivo en el horizonte: crear una cooperativa forestal gallega para operar como empresa, de tú a tú, con los grupos compradores.

Seguir leyendo