Los campamentos más demandados

Kayak, piragüismo, rocódromo o tiro con arco, son algunas de las ofertas de la Xunta más solicitadas por los menores, y combinan ocio con múltiples actividades al aire libre

.

santiago / la voz

Es probablemente uno de los deportes más recientes. El kin-ball se creó en 1986 para acabar con los individualismos y fomentar el trabajo en equipo. El objetivo, evitar que un enorme balón caiga al suelo. Es una de las actividades de las que podrán disfrutar los menores que este verano se apunten a los campamentos de verano que la Xunta organiza en Sada o en Pontemaril, en el concello de Forcarei. No es la única. Tirolina, tiro con arco, rocódromo, kayak, orientación con GPS, piragüismo... Y es que las colonias más demandadas por los pequeños y no tan pequeños tienen algo en común: combinar aventura y naturaleza, sea en el interior o en la costa.

Este verano la Consellería de Política Social ha programado casi diez mil plazas. Casi todas para niños y adolescentes de entre 9 y 17 años, pero también hay actividades para mayores de 18. Desde hace unos años la oferta no ha parado de crecer, hasta el punto de que en el 2010 eran 8.700 plazas y ahora superan las 9.800.

Aunque el rango de edad es amplio, los que más se animan a participar en los campamentos son los niños de entre 10 y 14 años. Y en el 2017 los que tuvieron más éxito fueron Aventura nas Mariñas, A miña Primeira Aventura, Aventura na Natureza, Big Bang Illa y Adventure Camp, en Sada, Forcarei, la isla de Ons o Carballedo. Y es que, aunque el paraje importa, a los menores les da igual que sea interior o costa, mar, río o piscina: lo que quieren es disfrutar de la naturaleza, realizar actividades y estar en contacto con otros jóvenes de su edad.

El plazo de solicitud para acudir a un campamento de entre 9 y 17 años arrancó hace unos días y la Xunta acaba de abrir también el período para aquellos campamentos específicos para personas con discapacidad. Los precios que tendrán que abonar las familias oscilan entre los 101 y los 348 euros, según varios motivos: los días de duración, si el alojamiento es en campamento o en albergue, o las actividades. No obstante, hay descuentos del 50 % para familias numerosas o monoparentales (esta última es una novedad de este año), y del 25 % para los que tengan el carné joven.

Casi no hay excusa para no intentar conseguir plaza. Dos ejemplos muy diferentes: los niños que hayan nacido entre el 2006 y el 2009 podrán disfrutar por 113 euros del 1 al 7 de agosto en la granja zoo de Grixalba, en Sobrado dos Monxes, de obradoiros, juegos populares, paseos a caballo o diseño de huertos sostenibles. Los más cinéfilos, y que hayan nacido el 2004 y el 2005, pueden optar al campamento que entre el 17 y el 31 de julio se realiza en Solórzano, Cantabria, en el que además de playa o piscina podrán conocer todos los aspectos técnicos y artísticos de un rodaje cinematográfico. En este caso hay que abonar 348 euros, el precio más alto. Los campamentos para menores de entre 9 y 17 años se realizan todos desde el 1 de julio hasta el 8 de septiembre.

El coste de estas actividades alcanza los 3,2 millones, una inversión de un 8 % más que en el 2017.

¿A qué apuntarse? Desde el entorno rural o la alta montaña hasta acampadas de música

La mayoría de los campamentos para menores y campos de trabajo para mayores de 18 años combinan las actividades de ocio con las deportivas, de medio ambientales o culturales, mucho más marcadas estas últimas en las estancias de mayores. Pero aun así las temáticas son muy variadas. Por ejemplo, en Gandarío habrá un campamento centrado en la creación y el manejo de drones y otro para crear animaciones que se proyectan sobre edificios, dos novedades de este año.

En la Escola Ecolóxica de Vilasantar, los pequeños que acudan entre el 2 y el 8 de julio se acercarán a la agricultura ecológica y a la puesta en valor del medio rural, mientras que en Lugo se realiza una acampada musical. No es la única en la que esta disciplina tendrá protagonismo. Uno de los campamentos que se llevan a cabo fuera de Galicia, en concreto en Vitoria, es la colonia de rock, 12 días para adentrarse en este estilo, sin olvidarse de otros como el punk, el pop o el blues. Las nuevas tecnologías, el inglés, la alta montaña, la hípica o el teatro son otras de las temáticas que podrán conocer mejor y disfrutar los menores.

La oferta de actividades presta especial atención a la inclusión de jóvenes con alguna discapacidad, o de aquellos que pasan por un situación personal o familiar complicada. De hecho, hay 170 plazas en campamentos específicos para personas con discapacidad, y otras 312 reservadas para este colectivo, así como para menores tutelados por la Xunta o hijos de mujeres víctimas de violencia machista.

Los jóvenes gallegos tienen 15 días hábiles para solicitar alguna de las diez mil plazas de los campamentos de verano

E. Á.

Política Social eleva la oferta y organiza nuevas actividades tecnológicas en Gandarío

Tener al menos 9 años, saber nadar y no tener una enfermedad transmisible con riesgo de contagio. Estos son prácticamente los únicos requisitos para poder participar en las actividades de verano que la Xunta organiza este año y que oferta casi diez mil plazas. Son en concreto 9.870, 298 más que en el 2017, con algunas novedades. Una de ellas es que se suman dos nuevas instalaciones, la Escola de Agricultura Ecolóxica de Vilasantar en A Coruña y el albergue de la estación A Vilavella, en A Mezquita. Además, se pondrán en macha dos campamentos tecnológicos en Gandarío. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los campamentos más demandados