«Tener dos hijos de 900 gramos es durísimo»

Dos mujeres relatan la experiencia como madres de niños prematuros tras embarazos tardíos, cerca de los 40 años


REDACCIÓN / LA VOZ

Hay niños que van por delante, que deciden darle un mordisco a la vida y no pierden tiempo. Es el caso de los protagonistas de este reportaje -las gemelas Inés y María y los gemelos Alejandro y Carolina-, que no esperaron a nacer cuando les correspondía. Vinieron al mundo por sorpresa, mucho antes de lo previsto: Inés y María en la semana 31 (pesaron 1.450 gramos), y Alejandro y Carolina nacieron en la 26 y pesaron 950 y 910 gramos, respectivamente.

Aunque han pasado unos años desde entonces, sus madres tienen el recuerdo nítido de uno de los momentos más angustiosos para ellas. «Tener dos niños de 900 gramos es durísimo», señala Susana Fuentes, que tuvo a sus hijos a los 40 años, después de haberlo intentando desde los 32. «Yo era azafata y nada más casarme intenté tenerlos, pero por mi profesión era normal tardar un poco; finalmente, a los 34 años empecé a ir de médico en médico y me quedé atrapada en un proceso lento, que casi me hace perder el norte. Conseguí quedarme embarazada a los 39, después de dos fecundaciones in vitro a través de la Seguridad Social en Santiago», resume sin dejar de atender a Alejandro y Carolina, que han cumplido los 4 años. «Yo soy superfuerte -añade-, pero me veo en aquella época y me recuerdo fatal, obsesionada con la maternidad, porque en la pública a la tercera oportunidad, si no te quedas embarazada, te rechazan, y yo no me podía pagar un tratamiento».

 Susana tuvo un embarazo difícil desde el principio, empezó a perder líquido amniótico de una bolsa, por lo que tuvo que ingresar varias veces en el Clínico de Santiago (volvía a casa para hacer reposo absoluto), pero al final dio a luz tres meses antes de lo previsto. «Cuando nacieron no fue fácil, porque bajan de peso; al niño hubo que operarlo, pero gracias a los médicos salieron adelante y, aunque estuvieron cuatro meses hospitalizados, regresaron a casa relativamente bien». Eso sí, si volviera atrás, Susana no dudaría en iniciar el proceso antes y de otra forma: «Siento que mi embarazo hubiera sido mejor si hubiera sido más joven y creo que someterse a uno múltiple es para pensárselo; a los 32 años no tienes la misma energía que a los 40 y tu cuerpo no es el mismo».

Lo corrobora Nuria Valiño, obstetra de la unidad de diagnóstico prenatal del Chuac, quien indica que «la mujer está diseñada para tener hijos en la veintena, no en la treintena ni, por supuesto, en la cuarentena». «Pero ahora mismo se encuentran los dos polos enfrentados: por un lado la edad biológica y por otro la social, porque los estudios y la incorporación de la mujer al trabajo han retrasado la maternidad. Aunque la media en Galicia está en los 32 años para el primer embarazo, cada vez tenemos más mujeres que dan a luz por encima de los 40 e incluso de los 50», apunta.

La doctora incide, sin embargo, en que las mejoras en las técnicas de reproducción han permitido también a muchas mujeres tener hijos, si bien los embarazos de alto riesgo se deben a causas multifactoriales, entre ellas, las técnicas de reproducción y la edad, que también influye, pero no solo esas.

Ahora mismo los partos pretérmino suponen el 9 % de los que atienden, pero la supervivencia de los niños es también un éxito del equipo de neonatología. El responsable de esa unidad en el Chuac, José Luis Fernández Trisac, explica que estamos viviendo una nueva realidad social. «Los médicos debemos adaptarnos a los cambios y la edad de maternidad elegida responsablemente es muy superior a la de hace décadas. Gracias al trabajo de los que nos dedicamos a la perinatología es posible sacar adelante a la inmensa mayoría de los niños», señala.

«Me sentía muy culpable»

Es el caso de las gemelas Inés y María, que fueron atendidas por ellos hace tres años. Su madre, Lucía Lareo, solo les puede estar agradecida tras un embarazo espontáneo, pero duro, a los 38 años: «Cuando nacieron sentí un alivio, porque llevaba desde la semana 26 aguantando el parto, en reposo, y me sentía muy responsable de no poder haber resistido más. Me ponía metas y, aunque sabía que no dependía de mí, tenía un gran sentimiento de culpa. Cuando nacieron, me relajé: al menos podía cogerlas en el colo, darles mi calor y las veía muy bien atendidas». Al igual que a Susana, a Lucía nadie le quita de la cabeza que la edad ha influido en su parto: «Si la vida me hubiera dado la oportunidad, hubiera tenido los hijos antes; yo no me cuidé lo suficiente, y no todas las mujeres somos iguales». «Si pudiera volver atrás, hubiera actuado de otra manera: sentándome si estoy cansada o cogiendo la baja desde el principio. Muchas veces ves a mujeres embarazadas estupendas e idealizas ese estado, pero no todos los cuerpos son iguales, no a los 40 -concluye-, pero ahora miro para mis niñas, claro, y estoy feliz».

;
Manuela y Mateo, un milagro doble Pensaron que jamás podrían cumplir su sueño de ser padres... y se quedaron embarazados. Pensaron que venía un bebé en camino... y eran dos. Pensaron que sería un embarazo normal... y tuvieron que tomar la decisión más difícil de su vida

Feijoo espera ver «sensibilidade» con Galicia en el plan demográfico estatal

juan capeáns

La Xunta aumenta en un 20 % los conciertos para plazas de escuelas infantiles

El presidente de la Xunta espera con «moito interese» el documento que está elaborando el Gobierno central y que fijará las bases del primer plan demográfico estatal. Se trata de una estrategia para la que el político gallego y sus homólogos de Asturias, Aragón y Castilla y León han exigido esta misma semana máxima celeridad, y en la que confían en tener mucho que ver, ya que Galicia fue una de las dos comunidades pioneras en levantar la voz ante el problema. «Supoño que estará feito coas nosas achegas», dijo Feijoo, quien también tiene esperanza en que la «maior sensibilidade» con la crisis demográfica permita «celebrar e apoiar» una nueva política al respecto. Y, si no es así, harán «alegacións».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

«Tener dos hijos de 900 gramos es durísimo»