El que quema los montes es tu vecino

La mayoría de los causantes de incendios lo hacen a una distancia de entre cero y 10 kilómetros de su casa

.

Redacción / La Voz

«O primeiro que queimou foron as súas propias fincas». Así explican el problema de G.V.C. sus vecinos de Agolada. Este «pirómano de libro», como lo definen quienes lo conocen, espera juicio por varias decenas de incendios en prisión preventiva, después de haber sido condenado otras dos veces y tras un exhaustivo seguimiento policial. «Tamén hai que dicir que non queima todo o que din que queima», aclaran. En el 2012, el Ministerio del Interior colocó a este hombre en la cumbre de los incendiarios más dañinos y lo responsabilizó de estar detrás de 150 incendios. En uno de los juicios, él confesó que quemaba, pero no tanto. De hecho, en Agolada hubo dos incendios en la oleada del domingo. Pero G.V.C. estaba en la cárcel. Tuvo que ser otro.

La sabiduría popular rara vez se equivoca y, efectivamente, la actividad incendiaria de este hombre se enmarca en el perfil de pirómano reincidente, uno de los cuatro retratos robot con los que trabajan la Fiscalía de Medio Ambiente y los cuerpos policiales para investigar los incendios forestales. Tiene 40 años -la franja de edad va desde los 34 a los 46-, está separado -suelen ser solteros-, tiene un problema psicológico con el fuego y alguna otra patología psiquiátrica. Como muchos otros incluidos en esta categoría, abusa del alcohol. «Está enfermo, gústalle o lume. Non o pode evitar. O que tiñan que facer era tratalo», dicen en su pueblo. G.V.C. llegó a trabajar un año en las brigadas antiincendios. Lo ponían en los frentes más duros «para ver se collía medo». Pero nada. Había días que avisaba a sus compañeros de brigada. «Hoxe imos ter jaleo», les decía. Nunca fallaba en su pronóstico. Tuvieron que decirle que no volviera.

Estos días que tanto se utiliza la palabra pirómano para referirse en general y erróneamente a los incendiarios hay que aclarar que la mayoría de los incendios no son provocados por este perfil. Finalmente, a pesar del ser el más detenido, este tipo de personas solo supone el 5 % del total de los incendiarios, aunque por su reincidencia son responsables de un gran número de episodios.

No obstante, la mayoría de los fuegos -cerca del 70 %- se producen por una imprudencia o una negligencia, y en este campo hay dos perfiles: el imprudente cooperador, que se da cuenta de su error -a menudo relacionado con su actividad agraria o ganadera- y avisa a los servicios antiincendios. Y el imprudente no cooperador, que no avisa una vez que se ha descontrolado el incendio que provoca, generalmente para quemar matorral.

Fuego al lado de casa

Estos tres perfiles, y también el que quema por beneficio agropecuario o por venganza -las cuatro categorías se describen en el gráfico que acompaña a esta información-, tienen algo en común: provocan sus incendios muy cerca de donde viven, según los cuestionarios que rellenaron los propios detenidos en una muestra que alcanza los 2.000 casos, la mayoría de ellos en Galicia. El pirómano y el vengativo lo hacen en muchos casos en un radio de acción de un kilómetro desde su casa (26,6 % de los casos). Pero ninguno de los cuatro tipos de incendiarios se va demasiado lejos: los focos están en un radio de 10 kilómetros en un 34,5 % de los casos y los que se van a entre 10 y 20 kilómetros solo son el 21,2 %. Quienes sufren las consecuencias de los fuegos deben saber que, a menudo, son provocados por sus propios vecinos. En muchos casos ya lo saben.

Todos los perfiles actúan en solitario, rara vez se asocian o se coordinan. Son mayoritariamente varones, con un nivel cultural bajo, sin cualificación profesional y apenas utilizan artefactos incendiarios (0,8 %), según los datos de los perfiles elaborados por la Fiscalía en colaboración con el cuerpo de psicólogos de la Guardia Civil. Ya van por la octava campaña de recogida de datos, pues es un trabajo que se mejora aumentando la muestra de detenidos o causantes de incendios.

El conocimiento del entorno de los que actúan de forma más dolosa -los que pretenden causar daño, no los imprudentes- es crucial. Para controlar a G.V.C. se montó un amplio operativo de seguimiento con el objetivo de pillarlo in fraganti. «Pero escapábaselles moitas veces, coñece moi ben as pistas forestais», dicen sus vecinos. 

Investigan acciones coordinadas en la ola de incendios que asoló parte de Galicia

José Manuel Pan / E. V. Pita
.

Ya no hay riesgo para viviendas después de que ardiesen más hectáreas que en todo el año

La Guardia Civil sospecha que la mayoría de los incendios forestales que asolaron Galicia entre el jueves y el domingo fueron intencionados. Es la primera hipótesis de trabajo de los investigadores del instituto armado, que en las próximas horas contarán con refuerzos de equipos especializados en la investigación de grandes incendios. Llegan desde Madrid para colaborar en la búsqueda del origen de los fuegos que sumieron a Galicia en el caos, que quemaron más hectáreas que en todo el año y que causaron la muerte de cuatro personas, dos de ellas atrapadas en un vehículo cuando intentaban escapar de las llamas en Chandebrito (Nigrán).

Seguir leyendo

Votación
23 votos
Comentarios

El que quema los montes es tu vecino