El padre mató al niño de un golpe con una pala y dejó el cadáver en el bosque

Emiliano Mouzo A CORUÑA / LA VOZ

GALICIA

Emiliano Mouzo

El crimen se produjo entre las tres y las siete de la tarde del domingo, Día de la Madre

10 may 2017 . Actualizado a las 07:51 h.

Javier, de 11 años, «recibió un golpe seco con una pala en la cabeza» entre las tres y las siete de la tarde del domingo, Día de la Madre, a escasos 500 metros de una casa que su abuela había heredado en el municipio coruñés de Oza-Cesuras y que era frecuentada de forma habitual por su padre, Marcos Javier Miras Montánez, ahora detenido como presunto autor del asesinato de su propio hijo. El cadáver de Javier apareció en una pista forestal del lugar de A Barra, en la parroquia de Oza dos Ríos.

Una vez que acabó con la vida de Javier, «el hombre, o bien arrastró el cuerpo o bien llevó en brazos al pequeño por un estrecho camino» que conduce a un eucaliptal, indicaron fuentes próximas a la investigación. Después «arrojó al niño a un pequeño barranco y el cuerpo quedó apoyado sobre un eucalipto».

Mientras eso ocurría, la madre del pequeño y sus familiares habían ido a buscar al niño al punto de encuentro de la Fundación Meniños, en las Jubias. Debía ser entregado por su padre sobre las 20 horas del domingo después de que pasara el fin de semana con él. Pero nadie apareció y las alarmas se dispararon.