Tráfico activará en Galicia 32 cámaras para controlar el móvil y el cinturón

José Manuel Pan
josé manuel pan REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Puntos de instalación de cámaras para captar el uso del móvil y el cinturón

El ministro del Interior anuncia la inmediata puesta en marcha del sistema, aunque no fija fechas concretas

01 feb 2017 . Actualizado a las 15:36 h.

«Detrás de cada accidente hay tragedias con nombre y apellidos, y familias que ven cómo sus vidas cambian para siempre». Con esa frase, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dejó claro ayer que la seguridad en las carreteras va a ser una de las prioridades de su departamento. «Voy a hacer todo lo que esté en mi mano para alcanzar un pacto de Estado por la seguridad vial», declaró ayer en su estreno ante la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados. Después de mostrar sus intenciones para el futuro y de lamentar el repunte en el número de víctimas registrado en el 2016, el ministro del Interior anunció la inmediata puesta en marcha de un paquete de 15 medidas urgentes para intentar retomar la tendencia de descenso en el número de víctimas mortales de los últimos trece años.

Aunque el ministro dejó sin concretar muchos aspectos de esas medidas, sí explicó que el coste de su implantación, 11,7 millones de euros, correrá a cargo de la Dirección General de Tráfico, y que los esfuerzos se centrarán en las carreteras convencionales, donde se registran el 75 % de las víctimas mortales en accidentes de tráfico. Son las carreteras más abundantes y las más peligrosas porque carecen de las medidas de seguridad de autopistas y autovías. Sin mediana física de separación y en muchos casos sin arcén, los choques frontales y las salidas de vía son frecuentes en estas carreteras, en las que los adelantamientos se convierten en maniobras de riesgo.

Las anunciadas bandas sonoras en el centro de la calzada, a modo de mediana de separación de carriles, servirán para advertir a los conductores de la invasión involuntaria del carril contrario. Pero la DGT también intervendrá en los tramos de adelantamiento considerados peligrosos. El ministro explicó que se analizarán las zonas con mayor siniestralidad para mejorar la señalización y en los casos necesarios se marcarán líneas dobles en el centro de la calzada e incluso se instalarán balizas que sirvan de separación de carriles para evitar los adelantamientos.