La reserva activa de los cuarteles

Mientras el Ministerio de Defensa trata de desprenderse en Galicia de un centenar de bienes que ya no necesita, otras propiedades militares se han reconvertido con éxito para usos civiles


redacción / la voz

El Ministerio de Defensa trata de deshacerse de un centenar de propiedades en Galicia de las que ya no hace uso. Lo hace a través de un plan que puso en marcha en el año 2012 pero que por ahora ha tenido poco éxito, tan poco que solo ha podido colocar una veintena de bienes en cuatro años. Sin embargo, a lo largo de las últimas décadas hay un buen número de ejemplos en la comunidad de antiguas instalaciones militares que han sido reconvertidas con éxito para fines civiles. La mayoría de ellas son hoy instituciones educativas o culturales, pero hay ejemplos de otros usos como comisarías, edificios administrativos o incluso zonas de ocio.

El pazo de O Hórreo en Santiago, sin ir más lejos, que hoy alberga el Parlamento de Galicia, fue construido a principios del siglo pasado como escuela de veterinaria, pero en 1925 pasó a pertenecer al Ejército y fue sede de varios regimientos hasta su venta a la Xunta para que esta lo rehabilitase como Cámara autonómica, función con la que abrió sus puertas en 1989.

No es el único ejemplo de antiguos cuarteles reconvertidos a otros usos. El de San Fernando, en Pontevedra, pertenece desde hace dos décadas a la Universidade de Vigo, y hace la función de facultad de Belas Artes. Esa misma institución, la universidad viguesa, pretende crear el Campus do Mar en los terrenos de la Escuela de Transmisiones y Electrónica de la Armada (ETEA), antigua propiedad militar hoy en manos de Zona Franca. Sin salir de Vigo, donde antes se levantaba el cuartel de Barreiro, en la parroquia de Lavadores, hay hoy una residencia de mayores y el complejo del agua, de titularidad municipal, y en el Gobierno militar está el rectorado.

En A Coruña, los cuarteles de Macanaz y San Amaro han dado paso a la Fundación Luis Seoane. Propiedad militar fueron también, en esta ciudad, el Gobierno militar, hoy centro cívico de la ciudad vieja, o el actual rectorado de la Universidade da Coruña, que se creó en un edificio de la Maestranza anteriormente propiedad de Defensa.

Mientras, el antiguo Hospital Militar coruñés sigue manteniendo sus funciones sanitarias, aunque ahora integrado en la red pública y con el nombre de Abente y Lago. En Vigo, en el solar del Hospital Militar hay hoy una moderna comisaría.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La reserva activa de los cuarteles