La campaña más digital


Arrancó la campaña más digital de la historia de nuestras elecciones autonómicas. Se abrió el telón con una descafeinada pegada de carteles, propia de otros tiempos, cuando las noticias viajaban muy despacio y los mensajes y la propaganda política discurrían por vías lentas.

Hoy los partidos huyen de los grandes mítines, pero siguen cortejando a los convencidos y afines en las redes sociales con argumentarios, eslóganes, mantras y un montón de vídeos más o menos seductores y/o ingeniosos.

Quizá no esté muy lejano el día en que un me gusta pueda ser contabilizado como un voto. Y hay profetas que auguran que las polémicas tuiteras y los contenidos audiovisuales virales acabarán decidiendo elecciones, pero sí está claro que todo el despliegue digital que han hecho y harán PP, PSdeG, En Marea, BNG y Ciudadanos mira más allá de su propia parroquia. Es un arma más para conseguir decantar los votos de ese 35 % de indecisos que, según el CIS, dan emoción a una carrera hacia las urnas preinaugurada con un pronóstico muy contundente, pero no definitivo. Dicen los que saben que cuando unas elecciones no son competitivas, baja la participación. También recuerdan que en Galicia los cambios de color político en la Xunta siempre se produjeron por un escaño, varios miles de votos ¿y cuántos tuits?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La campaña más digital