Los díscolos aparcan su rebelión y el PSdeG respalda en bloque a Pose para senador

Manuel Cheda
M. Cheda SANTIAGO

GALICIA

Sandra Alonso

Días antes de que comience la negociación de las listas para las autonómicas, los parlamentarios socialistas que apoyaban a Méndez Romeu para el cargo acatan las órdenes de la dirección

13 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Se trata de evitar la próxima semana un choque de trenes de consecuencias impredecibles. Tanto la responsable de la comisión gestora del PSdeG, Pilar Cancela, como su candidato a la presidencia de la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, han iniciado negociaciones con las direcciones locales y provinciales del partido para perfilar las listas de las elecciones autonómicas de este octubre, cuya elaboración formal comenzará el 21 y concluirá el 31, en principio. «El objetivo -relatan fuentes conocedoras de esas conversaciones- es renovar desde el consenso y haciendo el menor ruido posible, que ya hubo suficiente. Hemos dado un espectáculo que nos podíamos haber ahorrado».

En ese contexto se inscribe también la decisión adoptada en las últimas horas por los diputados díscolos de la formación, quienes, a la espera de huecos en las candidaturas, han dado marcha atrás en la rebelión iniciada hace apenas nueve días. El martes, los 18 integrantes del grupo socialista apoyaron sin fisuras en el hemiciclo la nominación como senador de designación autonómica de Modesto Pose, a quien una docena de ellos venían desdeñando para el cargo. Lo merecía más, aducían, José Luis Méndez Romeu, quien en mayo perdió las primarias ante Leiceaga.

Públicamente, no obstante, los grandes referentes de la nueva y de la vieja guardia mantienen posturas de máximos en el frente de las listas. Mientras Leiceaga considera la renovación «un clamor», el alcalde de Vigo, Abel Caballero, esgrime los excelentes resultados de su continuista oferta electoral en la ciudad olívica.

El aspirante de los progresistas a desalojar a Feijoo del poder este otoño mantuvo el martes su tesis de que en las papeletas de su organización han de abundar los perfiles «de calidade» y los rostros nuevos. «Isto tense que producir [...], non se pode impedir nos despachos que o clamor dos militantes expresado nas primarias se leve a cabo», sentenció durante un acto en A Coruña. En cambio, consultado por la prensa en Santiago acerca de la necesidad de dicha renovación, Caballero objetó: «Yo repetí toda la lista municipal en Vigo, toda. Éramos 11 concejales, repitieron los 11 y sacamos 17».

Conscientes de que al final deberán acercar posturas, ambos dejaron también la puerta abierta al acuerdo. «Vamos a hacer -proclamó el regidor- unas listas con un consenso muy importante, porque es lo mejor que puede suceder en un proyecto político, que todos lo acompañemos con entusiasmo». «Nas listas seguramente vai haber posicións diferentes, pero ao final vai haber unha solución integradora na que todos imos estar de acordo», afirmó Leiceaga en una apuesta por la conciliación.

Los mayores puntos de fricción, presumen dirigentes socialistas, se producirán en las provincias de Pontevedra y Ourense, cuyos aparatos orgánicos controlan, respectivamente, Caballero a través de Santos Héctor y el pachismo vía Raúl Fernández y María Quintas. Tanto en A Coruña como en Lugo, el candidato del PSdeG juega en casa claramente.

Los 18 socialistas apoyan a Pose para el Senado y dos de ellos también a los propuestos por el PP

La marcha atrás de los diputados socialistas díscolos se produjo en el marco de la nominación en el Parlamento de tres senadores de designación autonómica: Modesto Pose por los progresistas y los populares Juan Manuel Jiménez Morán y Fernando Carlos Rodríguez Pérez. El sistema de votación escogido para ratificarlos, en urna, impide en principio señalar quién respaldó a quién. Pero el resultado del pronunciamiento, la estructuración en bloques del hemiciclo y el acta de asistencia, con cinco bajas conocidas, sí permiten saber cuántos en el PSdeG otorgaron el plácet a su compañero: todos, los 18 que componen el grupo progresista. Además, dos de ellos avalaron a los escogidos por el PP, que obtuvieron 40 sufragios positivos, 38 de sus compañeros presentes. Los representantes de AGE, el BNG y el grupo mixto se abstuvieron.

Corrillo con los críticos

Con motivo de la aprobación de la ley del área metropolitana de Vigo, en la Cámara también estuvo un par de horas Abel Caballero. Aprovechó su paso para, fuera de foco, participar en un corrillo con seis de los parlamentarios críticos con la dirección del PSdeG, entre ellos José Luis Méndez Romeu. De repente, aparecieron en escena dos de las diputadas disciplinadas y, tras unos instantes de duda y distanciamiento, el regidor les dijo: «Veníos para acá, no os quedéis ahí».