El hundimiento del «Santa Ana», el peor naufragio desde el 2008

Fue el mismo mar Cantábrico que ayer decidía devorar al «Santa Ana» el que, hace poco más de cinco años, en diciembre del 2008, se tragaba al arrastrero «Rosamar», que se saldó con tres muertos y cinco desaparecidos


redacción / la voz

Fue el mismo mar Cantábrico que ayer decidía devorar al Santa Ana el que, hace poco más de cinco años, en diciembre del 2008, se tragaba al arrastrero Rosamar. Pese a que desde entonces el mar no ha dejado de cobrarse en vidas el pago del sustento de miles de familias gallegas, hay que remontarse a ese 5 de diciembre del año 2008 para encontrar una tragedia de proporciones similares a la de ayer. El Rosamar, un barco portugués con armador de Burela, naufragaba ese día mientras su tripulación, integrada por portugueses e indonesios, capturaba jurel a unos 43 kilómetros del puerto de Burela. Tres marineros muertos, cinco desaparecidos y cinco supervivientes fue el balance de un accidente que se llevó el barco al fondo en menos de un minuto, después de que su propia red quedara enganchada en el fondo. Es uno de los innumerables eslabones de una trágica cadena que se ha llevado las vidas de casi un centenar de marineros en solo diez años.

2 de junio del 2004

Diez víctimas en las islas Sisargas. El barco de Cesantes O Bahía tendría que haber regresado pocas horas después de su faena en As Sisargas, pero a las ocho y media de esa tarde de junio su radiobaliza activaba las alarmas. Enseguida se puso en marcha el operativo de salvamento, que a las cuatro y media de la madrugada encontraba los aparejos del pesquero. Tres horas después comenzaban a aparecer los cuerpos de los tripulantes. Seis muertos y cuatro desaparecidos es el balance del hundimiento del O Bahía.

22 de febrero del 2005

Un tren de olas hundió al Siempre Casina. Llevaba poco más de cinco años en el mar cuando el volantero Siempre Casina, con base en Burela, naufragó, dejando seis muertos, dos desaparecidos y solo un superviviente. No llegó a hundirse, y su quilla pudo ser fotografiada a 20 millas de Ribadeo. Según las investigaciones, naufragó al no haber sido capaz de desaguar un tren de olas.

9 de noviembre del 2006

Naufragio en Namibia. Tres marineros, dos de ellos gallegos, desaparecieron en aguas de Namibia tras el naufragio sufrido por el buque congelador MF Díaz, propiedad de una filial de Pescanova en el país africano. El buque se hundió tras haber sufrido de madrugada un incendio en la sala de propulsión. Los dos marineros gallegos, Luis Rodal Molanes y Juan Manuel Filgueiras Cordal, podrían haber quedado atrapados entre las llamas en la zona de trabajo.

28 de mayo del 2007

Encalla el Nuevo Armadorín. Dos marineros perecieron y uno desapareció en las inmediaciones del faro de isla Pancha, próxima a Ribadeo, al encallar el pesquero Nuevo Armadorín. Máximo Blanco Galdo y Félix Armando Peña residían en Burela, si bien este último era de nacionalidad peruana. El tercer tripulante, Óscar Blanco, solo tenía 19 años. El fuerte oleaje pudo causar la tragedia.

7 de enero del 2008

Una lancha a pique. En la ría de O Vicedo se fue a pique la lancha Sombriza un lunes en el que el mar estaba aparentemente tranquilo. Dos marineros, Aquilino Calvo y José Yáñez, perdieron sus vidas en una desigual lucha con el mar. Se manejaba entonces como hipótesis que la carga hubiese provocado que la embarcación se desequilibrase con el mar de fondo.

15 de enero del 2008

Un temporal se llevó al Cordero. Pocos meses antes que el Rosamar, otro arrastrero, el Cordero, con base en Ribeira, se hundía a veinte millas de cabo Prior en medio de un imponente temporal. Uno de sus tripulantes falleció y cuatro desaparecieron. El Cordero hacía su primera salida tras una importante reparación.

27 de mayo del 2011

Dos víctimas en el Nuevo Luz. José Enrique Carril Rojo y Santiago Manuel Varela Veiga murieron en el naufragio sufrido por el pesquero Nuevo Luz, con base en Malpica. Dos años después, la Consellería de Traballo hacía pública su intención de multar al armador con 40.000 euros. Según un dictamen de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos, el Nuevo Luz se hundió aquella mañana a consecuencia del peso, que provocó su vuelco. Ningún tripulante llevaba puesto el chaleco salvavidas.

15 de marzo del 2012

Un fatídico golpe de mar en Ons. Francisco Pérez y Emilio Martínez, vecinos ambos de Bueu, habían salido a pescar lubinas en una lancha deportiva. No regresaron con vida. Un golpe de mar volcó su embarcación, de nombre Ricky.

14 de octubre del 2012

Un accidente mortal en la bahía coruñesa. La bahía de A Coruña es uno de esos lugares contradictorios que al mismo tiempo que impactan por su belleza lo hacen también por su enorme peligro. En octubre del 2012 un velero chocó contra unas rocas en la Casa de los Peces. El hombre que lo tripulaba -de mediana edad y de nacionalidad polaca- murió. Además, testigos presenciales aseguraron que lo acompañaban otras dos personas que resultaron desaparecidas.

17 de febrero del 2014

Vuelco frente a la costa de Oleiros. Las víctimas del Santa Ana no fueron las primeras de este año. El 17 de febrero, un marinero moría frente a la costa de Oleiros al volcar su embarcación. Su hermano, el segundo tripulante del barco, fue rescatado por una chalana. Fue solo el último de un enorme rosario de accidentes que se cobraron la vida de al menos un marinero en los últimos años: el Serviola en el 2012, el Ficha Segundo, en el 2010, el Regino Jesús, en el 2012, o el barco del práctico de Vilagarcía en la Nochebuena del 2011 son solo algunos de los nombres marcados por la tragedia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El hundimiento del «Santa Ana», el peor naufragio desde el 2008