Los clubes de lectura más originales de Galicia

LILIANA G. ABAD / A. A

FUGAS

MARCOS MÍGUEZ

De temática «queer», de referencia en cómics, de feminismo y menstruación, y de niños y padres. Fugas te descubre cómo son y cómo puedes entrar. Alguno tiene lista de espera

16 jul 2021 . Actualizado a las 11:02 h.

Olvídate del clásico club de lectura de gente sentada tomando el té. Estos son cinco grupos literarios únicos, que apuestan en Galicia por públicos y temas diferentes en los que disfrutarás más que el placer de sumergirte en un buen texto. Pero algo tienen en común los clubes de lectura Pingando, Lendo Contigo, QUEERuña, A Sega y Cómics: debatir, ser críticos, y sobre todo, pasárselo bien entre títulos y autores. Todos ellos apuestan por afinar el perfil de su público y sus propuestas.

 Hace 13 años, Gondomar vio nacer un espacio para las familias y la pequeña Olivia fue de las primeras en quedar cautivada. Nacía la asociación Espazo de Lectura y con ella uno de sus clubes más singulares, Lendo Contigo, un grupo para niños de entre 8 y 11 años que llegó para compartir libros didácticos. La condición, que no falten nunca los padres. Con esa intención se creó el club, «para que as familias sexan acompañantes dos nenos nese proceso de aprendizaxe», comenta Yaiza Peixoto, coordinadora del club.

Lendo Contigo, organizado por la Asociación Espazo Lectura, ha sido un regalo para los niños de Gondomar
Lendo Contigo, organizado por la Asociación Espazo Lectura, ha sido un regalo para los niños de Gondomar

Eva Pena, la madre de Olivia, agradece que desde hace cinco años la niña haya tenido la oportunidad de participar en este club familiar. «Allí aprenden a estar atentos, a escuchar historias y a hacer manualidades. Cada mes que se recomienda un libro, lo leemos en casa entre todos y después vamos a la sesión para comentar y hacer preguntas sobre el texto con otras familias. Ha sido un regalo», destaca Eva.

Aun en el confinamiento, las fantasías no dejaron de volar, el club no se detuvo. «En la web de la asociación, se colgaron vídeos donde los niños recomendaban los libros desde casa -cuenta Eva- y lo bonito fue que ellos se recomendaban unos a otros», concluye la madre de Olivia.

En las sesiones cuentan con las novedades de las editoriales que apoyan el club con poesía, teatro y narrativa. Y se logran conexiones «entre os autores e ilustradores das obras sempre que é posible», añade Yaiza. «Cando lemos a obra ¡Voa, voa!, o seu autor, Artur Trillo, estivo no debate e logo fomos vela ao teatro». De eso se trata, aclara la coordinadora, «de complementar o que lemos con actividades externas e iso os nenos sempre o agradecen». Si estás interesado, entra en el club porque «non ten cotas limitadas».

Aunque los clubes de lectura paran sus actividades durante el verano, desde Lendo Contigo para no perder el apetito literario recomiendan un rico Pan con chocolate, de Paula Carballeira, y As historias do lobo de area, de Asa Lind. Con una regla: que la lectura sea en compañía.

Diversidad y transexualidad

En QUEERuña, el primer club de lectura LGTB en Galicia, tienen lista de espera. «Creouse a petición dos usuarios da rede das bibliotecas», indica Diego Maseda, su coordinador. «Os títulos que se debaten poñen sobre a mesa cuestións sobre as identidades sexuais e de xénero. Por exemplo, lemos 22 segundos, de Eva Mejuto, tamén textos de Manuel Jabois, de clásicos como Blanco Amor e cómics de Roberta Marrero», agrega Diego. Eso fue lo que hizo que Álex Castro se uniera al grupo desde sus inicios, para conocer las diferentes lecturas con una visión LGTB. Allí encontró obras que lo marcaron. «Un gran descubrimento para mí fue el cómic Banda deseñada -comenta- por toda la información visual y escrita que ofrece y también El bebé verde, que habla sobre la transexualidad». Para Álex, la mayor riqueza del club radica en la diversidad generacional. «No es igual la visión de una persona gay o lesbiana de 60 años a la de una persona de 18 -destaca- y eso aporta muchísimo a la hora de la lectura». Un aspecto con el que coincide Sara Castillo, otra integrante de QUEERuña. Según la joven, nunca habría descubierto la obra O derradeiro libro de Emma Olsen si no hubiera estado en el club. «Es un tropo literario muy gallego que disfruté tanto que lo compré para mí; fue muy chula esa sesión», recuerda.

Diego, capitán a bordo de este buque a todo motor y color, explica que desde el club intentan sacar a la luz «discursos silenciados pola heterosexualidade predominante e, como sempre houbo ausencia de referentes para o colectivo porque se ocultan, en QUEERuña facemos o contrario, visibilizámolos», concluye. Lo único malo del club es que, advierte Álex, si te despistas, no entras: «Normalmente, cuando abren el plazo de inscripción, en las 24 horas siguientes, las plazas están agotadas».