El nuevo disparo de Bala

«Agitar» es el primer adelanto de «Maleza», el tercer disco del dúo que se tuvo que retrasar por el coronavirus


Todo estaba listo para dar el gran salto. Fichaje estelar por el sello Century Metal Records (subsidiario de Sony), ingreso en las filas de la agencia Holy Cuervo (la oficina de contratación de artistas como Maika Makowski, Toundra y Angelus Apatrida), una grabación con la que estaban plenamente satisfechas y una extensa gira montada, con miras a Estados Unidos y Australia. «El disco lo tenemos listo desde finales del 2019. La cosa se fue retrasando y tuvimos que cambiar la fecha un montón de veces. Ahora la hemos fijado definitivamente para el próximo 14 de mayo», explica Anxela Baltar (voz y guitarra), mitad del dúo que completa Violeta Mosquera (voz y batería). Ese día que señala verá la luz Maleza, el tercer trabajo de esta formación con una pata en A Coruña y otra en Pontevedra que se enfrenta al nuevo e incierto escenario que ha generado el coronavirus en la industria musical.

«Antes nosotras sacábamos un single de adelanto y luego el disco completo. Ahora todo ha cambiado. Por primera vez nos hemos planteado sacar cinco singles de adelanto y, después, el disco entero», señala. «Es lo que toca ahora. Editar las cosas poco a poco y machacar mucho el contenido audiovisual. Sin bolos, es lo que hay», añade. El primer disparo lo ha puesto Agitar, un trallazo rabioso. Promete un sonido aún más bestial que el de aquel Lume (2017) que miraba al punk y al hardcore. «Mmm... a lo mejor la gente se lleva una sorpresa con lo que viene -puntualiza Anxela-. Queríamos volver con un single macarra, pero en el disco lo cierto es que hay de todo. Hay algún tema súper melódico como no lo habíamos hecho hasta ahora. Hay mucha variedad».

Poesía sonora

Agitar muerde. Parte de un poema de la poeta de Miño Lúa Mosquetera, con la que Bala tiene una total conexión espiritual. «Es una artista amiga que admiro mucho -señala-. Cuando estaba leyendo su libro Rasrás lo vi clarísimo. Leía el poema y, al mismo tiempo, lo estaba visualizando musicalmente, tal y como lo compuse después. Lo veía totalmente en nuestro terreno y le pedí que me dejara ponerle música». En el tema, además, colaboran Najwa Nimri y Bonnie Buitrago, la bajista de Nashville Pussy.

Con la salida del disco llegarán los directos. Ya se empieza a ver algo de luz al final del túnel. Pero la idea de conciertos como eran antes de la pandemia aún queda lejana. Cuesta asimilar un concierto de Bala sentado, con mascarilla y distancia de seguridad. «En noviembre tocamos en Gasteiz así -recuerda Anxela-. Fue una experiencia rara y distinta, pero estuvo bien. Siempre es mejor eso que nada. El problema es que para presentar el disco en condiciones no creo que esas sean las mejores circunstancias, por el tipo de sonido que hacemos. Una cosa es dar un concierto asilado y otra presentar el disco. Estamos viendo cómo lo podemos enfocar. Pero nos adaptaremos a lo que sea», asegura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El nuevo disparo de Bala