El amor según Google

Mercedes Corbillón

FUGAS

PILAR CANICOBA

La librera y editora Mercedes Corbillón, firma invitada de Fugas

14 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Es domingo, en Compostela llueve y yo estoy en casa sola, en pijama, poniendo lavadoras, tomando café con tostadas, sacándole las hojas muertas a las plantas y pensando en el amor. Parecía fácil cuando me lo pidieron, un texto sobre el amor, el gran tema de la literatura y de la vida -con permiso de la muerte-, pero una vez que estoy frente al papel en blanco me doy cuenta de que es más fácil hablar de amor que hablar sobre el amor. Muerdo el boli, como cuando estaba en un examen y me devanaba los sesos para esparcir mi ignorancia en muchas líneas. Cualquier cosa menos el vacío. ¿Realmente no tengo nada que decir sobre el amor? ¿En qué me inspiro? ¿Lope de Vega?, ¿Rubén Darío?, ¿Benedetti? Qué antiguo todo. ¿Será que pienso en el amor y mi disco duro se detiene en la adolescencia?

Mejor dejo la mesa y voy a tender la ropa. Cuelgo mis bragas, parecen pájaros negros sobre el tendido eléctrico. Suena la música. Quien quiera saber qué es el amor que escuche canciones. Miro por la ventana. Mi barrio parece un camposanto, el agua corre por la piedra, en el tejado de la iglesia crece la hierba. Aunque no me queda ni un solo calcetín desparejado sigo sin ideas.

Entro en Google para buscar información. La definición de la RAE, una consejera de youtube, el secuestro de un libro que lleva la palabra en su título, el horóscopo, la wikipedia. Nada me vale. Si le pones distancia, hablar sobre el amor resulta aburrido.