Los zapatos más mágicos del cine

La película «El mago de Oz» cumple 80 años


Un chasquido para intentar volver a casa. Eso es lo que hacía Dorothy, protagonista de El mago de Oz, para tratar de salir del mágico mundo al que llegó sin querer. Ahora, 80 años después de su estreno en Estados Unidos (en España no llegó hasta marzo del 1945 debido a la Guerra Civil), su encanto sigue intacto.

Entre los fans de la cinta (considerada Memoria del Mundo por la Unesco) está el gigante Google, prueba de ello es el homenaje que el buscador le rinde al filme con motivo de su aniversario. Así, si uno teclea el título de la cinta, los zapatos rojos aparecerán en pantalla, y si clicamos sobre ellos, la magia continuará, porque esta comenzará a girar igual que lo hizo la casa de Dorothy con el tornado de Kansas. Así, dando vueltas, la dulce niña, interpretada por Judy Garland, acabó en Ciudad Esmeralda, un lugar en el que la fantasía domina y al que muchos quisiéramos viajar ahora que sabemos que la bruja mala del Oeste no se sale con la suya. ¿Cuántas veces hemos hecho el recorrido de Dorothy, el hombre de hojalata, el león «cobarde», y el espantapájaros, hasta el castillo del enigmático Oz?

Son muchas las versiones que se han hecho del clásico de Victor Fleming (que también dirigió Lo que el viento se llevó), pero ninguna ha logrado superar a la original. Tenemos la de dibujos animados, pero también una nueva recreación, Oz: un mundo de fantasía. Esta última se estrenó en el 2013 y en su reparto están famosos actores como Mila Kunis, James Franco o Rachel Weisz. Sin embargo, por mucho que se innove, el nuevo Oz no tiene la magia del antiguo, aunque, paradójicamente, la cinta de Fleming fue un fracaso en taquilla en su estreno original. No fue hasta su salida en televisión, en 1956, cuando conquistó al público al llegar a una audiencia más amplia. En la pequeña pantalla nadie se pudo resistir al encanto de Garland. La actriz jugó un papel fundamental en el triunfo de la película. Por supuesto, ese éxito no sería posible sin una banda sonora impecable y un guion en el que se incluyen frases inolvidables como «Totó, ya no estamos en Kansas», o «No hay lugar como el hogar». Y así seguimos, 80 años después, soñando con ese lugar por encima del arcoíris.

La tragedia más allá del arco iris

Fernando Molezún

En el año en que se estrenará una película sobre su vida, se cumplen 50 años de la muerte de Judy Garland y 80 del rodaje de «El Mago de Oz»

Una extraña conjunción astral ha hecho que Judy Garland vuelva a estar de actualidad. Acaban de cumplirse 50 años de su prematuro y trágico fallecimiento; su película más recordada, El Mago de Oz, cumple 80 y está pendiente de estreno un biopic en el que Renee Zellweger se mete en la piel de la desgraciada actriz, uno de esos papeles que huelen a Oscar antes incluso de rodarse la película, en los que la estrella de turno cambia su fisionomía para transformarse en un personaje de la reciente historia americana. Bien por Bridget Jones. La película, centrada en los últimos años de la actriz, vendrá a contarnos cómo, a pesar de que cada vez que suena el nombre de Garland nos venga a la cabeza la dulce imagen de Dorothy acompañada por el hombre de hojalata, el espantapájaros y el león cobarde, su vida no fue precisamente un camino de baldosas doradas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los zapatos más mágicos del cine