«Estos 20 años que nos dio la música, nos va a costar 100 devolvérselos»

La banda granadina lanza hoy «20 años, 21 canciones», un disco que conmemora sus dos décadas sobre los escenarios y que celebrarán por todo lo alto el 29 de diciembre en Madrid


No son de mirar atrás, prefieren mirar hacia delante, de hecho ya están componiendo temas para el próximo disco, pero no podían dejar de celebrar sus veinte años en la música. Un tiempo en el que han ganado mucho, pero también -explica Noni López, el cantante de uno de los grupos más relevantes de la escena independiente- «perdido parte de la libertad».

-¿Fue difícil después de 20 años hacer la selección y quedarse solo con 21 canciones?

-Síii, cuesta mucho, de hecho nosotros delegamos un poco en nuestros amigos, en la gente que participó en el disco... Cómo eliges veinte canciones cuando las quieres todas, todas se complementan un poco, si no hubiera existido una, no hubiera existido la otra... Es muy complicado, todas no pueden quedar, pero estamos muy contentos con la selección, dicen bastante de nosotros.

-Y algunas ya son más del público que suyas.

-Total. Emborracharme y Alta Fidelidad son canciones que en realidad las ha hecho el público.

-Son de mirar hacia delante y de no vivir de rentas, pero cumplir dos décadas sobre el escenario requería parar y deleitarse, ¿no?

-Yo creo que sí, a nosotros las retrospectivas no nos gustan, de hecho ya llevamos como siete u ocho canciones para el nuevo disco, estamos metidos en lo que vamos a hacer para el concierto del 29 de diciembre en el WiZink de Madrid... No nos gusta mirar atrás pero sí que era un momento para agradecer a nuestra gente, a los que han participado con nosotros, que han hecho del grupo algo sólido, era el momento de parar, respirar y decir: “¡Qué han pasado veinte años!”.

-¿Qué han ganado en este tiempo?

-Dinero. [Risas] Nooo. Muchísimas cosas, creo que estos veinte años que nos ha dado la música nos va a costar 100 devolvérselos. Somos personas porque hemos crecido con el grupo, hemos conocido mundo, a otras personas... Nos lo ha dado todo, también nos ha quitado muchas cosas.

-¿Qué?

-Parte de la libertad, de saber si éramos válidos en otra profesión que también nos gustaba, mucho tiempo, porque nunca se pica (ficha) en la música, nunca se pica en oficina, por la noche también estás pensando, dejar personas en el camino, que estuvieron en el grupo y que ahora ya no están. Es un equilibrio constante; lo bueno que te da también te lo sabe quitar.

-¿Hay alguna costumbre que hayan mantenido durante todo este tiempo?

-¿Beber una cerveza antes del concierto?

-Cuando en una banda hay seis miembro resulta sencillo que todos sientan las mismas emociones a la vez para poder transmitir en una canción, en un concierto...

-Nosotros intentamos que haya una conexión, es verdad que somos seis, pero somos seis personas que llevamos tocando mucho tiempo juntos, pero si me emociono con una canción, me emociono yo, no creo que todos se vayan a emocionar, o sí, cada uno en sus términos, pero si no hay rollo entre los músicos o no sienten todos algo parecido no puedes conectar con el público.

-¿Hubo algún punto de inflexión en veinte años? La marcha de Julián, el fichaje por Universal...

-Algunas cosas sí, cuando se marchó Julián por ejemplo, porque éramos los cuatro desde el principio, luego también nos dimos una buena piña con la furgoneta, y eso también nos hizo recapacitar, que la carretera tiene peligro, que la vida suele ser corta... Nuestra fichaje con Universal fue especial, pero igual para mí lo fue más fichar con Houston Party, que era el primer sello que nos llamaba.

-Fue muy comentado lo de Universal, el hecho de que un grupo indie fichara por una multinacional... ¿No trajo consecuencias?

-Al contrario, nosotros cuando estábamos con Houston Party sí tuvimos muchos problemas con ellos, con las canciones, la portada... y eso que era una independiente. Pero cuando fichamos por Universal fue justo lo contrario. Ya teníamos dos discos y sabían que veníamos de tener problemas con cualquier tontería, y las únicas conversaciones que yo he tenido con ellos son: «Tengo esta idea. ¿Está bien?». «Sí, perfecto». No hemos tenido ningún problema, ¿qué nos iban a decir? ¿Pareceros a nuestros artistas? Si te pones a mirar el catálogo están los triunfitos, cuatro artistas de la canción española, otros más, y nosotros somos el único grupo alternativo. Y mejor que siga así, y que no fichen a ninguno más, y así nos llevamos nosotros todo lo que tenga que ver con la escena independiente.

-En los últimos conciertos se han podido ver efectos espectaculares, luces... para el concierto de los 20 años suenan fuegos artificiales, casi casi al nivel de estrellas internacionales. ¿Se han adaptado a este rollo?

-Nosotros lo que queremos siempre es darle una vuelta de tuerca, antes de subirnos el sueldo lo que queremos es invertir en el grupo. Creo que estamos aquí para entretener, que es un show, un espectáculo, y que en la música entra también la imagen. Ahora bien, queremos compensar el espectáculo, no queremos que la gente venga a vernos por las luces o por los fuegos, pero si consigues el equilibrio y la gente sale diciendo: «Me lo he pasado genial y he visto un gran show». No creo en el Bienvenido Míster Marshall, pero uno de los comentarios guays que me ha hecho la gente de producción en los festivales este año es que parecíamos guiris, y eso parece hasta bueno.

-20 años, toca hacer balance: ¿que me quede como estoy?

-Nooo, nos queda mucho para dar. Quiero pensar en que tenemos que hacer algunas cosas más, no quiero quedarme en la zona de confort, necesito justo lo contrario, que me saquen de ahí y si no, tienes que intentarlo, tienes que verlo como algo obligatorio. En la música y en el arte son necesarias la exploración, la investigación.

-¿Cómo se presenta el verano?

-Yo empecé a trabajar el 7 de enero y desde entonces no he parado, porque ahora los festivales empiezan casi en marzo. Este verano tenemos 20, que se suman a los del año pasado, más las grabaciones, así que pararemos cuando terminemos el WiZink y descansaremos en el 2019.

-¡Qué lejos suenan las vacaciones!

-Sí, pero no pasa nada porque todavía nuestras parejas aguantan un año más sin el viaje deseado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

«Estos 20 años que nos dio la música, nos va a costar 100 devolvérselos»