La Vuelta, un espectáculo casi perfecto

Si el propósito de instalar la meta en Monte Castrove era promocionar el campo de golf y el circuito BTT, alguien metió la pata


Pontevedra / La Voz

La Vuelta Ciclista a España es un excelente escaparate publicitario gracias al fenomenal tirón que el paso de la carrera produce por cuantas tierras recorre. Un año más se ha vuelto a acreditar en su transcurso por municipios pontevedreses, con miles de conciudadanos volcados en las cunetas y aceras al paso de los ciclistas y por supuesto a través del seguimiento de la retransmisión que ofrece la televisión pública con unas imágenes auténticamente espectaculares, sobre todo las aéreas.

Ese calor humano en torno a la Vuelta llegó al cénit tanto en las salidas como en los dos finales de etapa que se acordaron entre Unipublic y el presidente de la Diputación Provincial.

Javier Guillén, director general de la empresa organizadora de la Vuelta y Rafael Louzán, presidente del organismo público son los auténticos factótum de todo este despliegue en nuestra provincia. Ellos son los que cortan el bacalao y deciden por donde pasa y por donde no la carrera, incluso hasta el extremo de alargar 5 kilómetros una etapa para que la caravana pasase por Vilanova de Arousa.

Sin embargo hay un pero. Si el propósito de poner la línea de meta de la etapa del jueves en Monte Castrove (previo un primer paso por el alto) era promocionar ese destino por la conjunción del único campo de golf público que tenemos en Galicia y de uno de las dos centros de BTT (rutas de bicicleta de montaña de la comunidad), el resultado en pantalla fue pírrico.

Apenas unos planos aéreos desde el helicóptero de la calle del hoyo 7, donde los operarios del campo habían pintado «Golf Meis» con una bicicleta al lado. Y para eso en medio de una pausa publicitaria y en un page in page (pantalla partida) entre imágenes de continuidad y los anuncios en TVE. Y ni una referencia por parte de Carlos de Andrés, narrador principal, ni de Perico Delgado (por cierto, también golfista) a lo que tenían a unos metros de distancia, en el entorno de la meta.

Supongo que en privado Louzán ya habrá trasladado su enojo a la organización de la Vuelta y a los responsables de la retransmisión, que al fin y al cabo Unipublic y TVE van del brazo. Está claro que alguien ha metido la pata.

Diputación pone un «pastón» para que la Vuelta pase y pare por aquí. Además hay un gasto aparejado en mejora de infraestructuras, especialmente de kilómetros de carreteras que se han reasfaltado. Alucinante, por ejemplo, como ha quedado la carretera de acceso al campo de golf y al BTT así como el aparcamiento compartido.

Por eso lo ocurrido el jueves ha dejado en jaque a Louzán y a los alcaldes del Salnés, empezando por José Luis Pérez regidor de Meis y actual presidente del patronato que rige el campo de golf, quienes «vendieron» que el final de etapa en Monte Castrove respondía a una acción promocional que ha brillado por su ausencia en la tele.

Pontevedra, en imágenes

Curiosamente, quienes seguimos la retransmisión televisiva hasta el final, pudimos comprobar (y saborear) que el helicóptero de TVE se regodeó, en cambio, con la ciudad de Pontevedra, pues una vez concluida la etapa y mientras trufaban imágenes del podio y las diferentes clasificaciones, el realizador se recreó salpicando vistas aéreas de nuestra capital que desde el aire aún resulta más bonita.

Y al Concello le ha salido baratísimo comparado con el desembolso de la Diputación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

La Vuelta, un espectáculo casi perfecto