Jazz magnético y evocador

El quinteto de Ton Risco pone mañana punto final a la programación de conciertos del Náutico de San Vicente


? En el generoso zurrón de Ton Risco han tenido cabida todo tipo de propuestas musicales. Formado en el clasicismo, comprometido con la contemporaneidad y atento a las vanguardias, el siempre inquieto percusionista ourensano atesora, tras su sempiterna sonrisa, un bagaje y unas cualidades difícilmente comparables que ahora, por fin, se atreve a poner al servicio de su propio nombre. «Después de tantos años tocando con tanta gente e interpretando los repertorios de otros tenía ganas de crear mi propio proyecto. Sin más pretensiones que sacar adelante las ideas que tenía en la cabeza, aunque para ello haya tenido que vencer el pudor de ver mi nombre en los carteles, que es algo que siempre impone», comenta sin atisbo alguno de falsa modestia.

Con ese afán y con semejante aval nació, a finales del 2010, Ton Risco Quinteto, una formación que cuenta con la singularidad de estar liderada por un vibrafonista y en la que se dan cita reputados músicos de la escena del jazz gallego.

Se trata, según palabras del propio músico, «de una propuesta fresca con una instrumentación poco común -vibráfono, trompeta, guitarra, contrabajo y batería-, que ofrece un repertorio conformado en su mayor parte por composiciones propias y que muestra al tiempo una innegable atracción por la tradición jazzística».

Sin complejos ni artificios, y con una ejecución abrumadora, la formación tiende puentes que conectan el jazz con el swing -sin desdeñar su componente festiva-, con el funk o incluso con el pop, como en el caso de la balada Fatimetum, una deliciosa composición que formará parte de su inminente primer disco.

En directo, el quinteto se deja seducir y pone en evidencia sus múltiples y ricos referentes. Como no podía ser de otra forma, teniendo en cuenta la amplitud de influencias recibidas por el músico ourensano y la exquisita sensibilidad con la que este la asume, las hace propias y llega a enriquecerlas.

Todas esas evocaciones forman parte del denso background musical del percusionista, fundador en su día de Odaiko y batería de propuestas tan dispares como la banda de Cristina Pato o Cornelius. «Eran otros momentos», comenta entre sonrisas al escuchar esos nombres. «Ahora mismo estoy trabajando en esta dirección y no me quiero distraer. Estoy en un momento de crecimiento personal y musical que me exige focalizar lo que hago».

Ton Risco será, mañana, el encargado de poner fin a la temporada de conciertos del Náutico. «Para mí es un honor y un placer. Miguel es, ante todo, un amigo y un súper anfitrión. Intentaremos hacer un concierto que esté a la altura y esperemos que le guste a la gente».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Jazz magnético y evocador