Protestas en todos los astilleros públicos


Tras seis años de tranquilidad, con récord en la cartera de pedidos y empleo para miles de trabajadores, el naval público vuelve a hundirse en una crisis que ya se ha cobrado centenares de empleos. Aunque la situación no es homogénea en todas las factorías -el de Cartagena tiene despejado el futuro para los próximos años-, ayer iniciaron movilizaciones en todos los centros de trabajo en demanda de más ocupación. La situación más alarmante se vive en las factorías gallegas, en las que a partir del verano caerá drásticamente la ocupación, con la entrega de dos de los tres buques en cartera. También las plantas de la bahía de Cádiz atraviesan por momentos difíciles. Mañana, la de Puerto Real finalizará la obra encargada, y la de San Fernando solo estará dedicada a la fabricación de pequeñas lanchas de desembarco. Ayer, los trabajadores se concentraron coincidiendo con la visita a Cádiz del ministro de Defensa, Pedro Morenés, pero este no se pronunció sobre la demanda de autorización de un nuevo programa naval. En Madrid y Cartagena, en solidaridad con la situación que viven las plantillas de los otros centros, los sindicalistas se encerraron en las oficinas. Navantia atraviesa por dificultades económicas. Cerró el pasado año con 80 millones de euros en números rojos y lleva cinco años sin nuevos contratos para Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Protestas en todos los astilleros públicos