La Méndez Núñez, dos meses estancada en Oriente Próximo

Defensa mantiene que la fragata, con base en Ferrol, navega hacia San Diego


Ferrol

Casi dos meses después de la retirada de la fragata Méndez Núñez (F-104) de la flota estadounidense con la que circunnavegaría el globo, la situación del buque de la Armada parece estancada.

El Ministerio de Defensa, cuya titular en funciones, Margarita Robles, anunció el pasado 13 de mayo la medida «temporal» por la creciente tensión entre EE.UU. e Irán, insiste en que la Méndez Núñez «continúa rumbo a San Diego, donde está previsto el final de su viaje dentro del V Centenario de la Circunnavegación», en homenaje a la gesta marina de Elcano y Magallanes. Un propósito que, si en un principio era complementario a la misión aprovechando la singladura, ahora es el objetivo único del despliegue, según la comunicación oficial del Gobierno.

No obstante, fuentes consultadas por La Voz indican que la fragata permanece en aguas de Oriente Próximo, el área geográfica en la que se apartó del grupo de combate Carrier Strike Group (CSG) 12 que abandera el portaviones Abraham Lincoln.

Durante estos días realiza una escala en el puerto de Salalah (Omán) y podría hacerse de nuevo a la mar a finales de semana para patrullar al sur del golfo de Omán.

Durante estos dos meses, la Méndez Núñez encadenó escalas en Bombay (India) y Mascate (Omán) e incluso recibió la visita del embajador de España en Omán, que también estuvo a bordo durante la actual parada en Salalah junto a un grupo de residentes españoles en ese país. Al mismo tiempo, y para mantener el nivel de actividad de los 215 miembros de la dotación, la fragata realizó navegaciones por el sector encuadrado entre el mar Arábigo, el golfo de Adén y el de Omán, mientras se producía una nueva escalada de tensión por el ataque a dos petroleros en esas aguas, lo que alejó más la opción de reintegración en la fuerza naval de la US Navy. 

Con la Marina francesa

Fuentes oficiales de la Marine Nationale, la Armada francesa, han confirmado a este periódico la presencia de la F-104 junto a su buque insignia, el portaviones nuclear Charles de Gaulle, que se desplegó en esas coordenadas en el marco del adiestramiento Clemenceau 19, si bien el navío español no llegó a integrarse en la flota gala.

Por otra parte, Defensa esgrime «cuestiones de seguridad» para no informar sobre la actividad de la Méndez Núñez, ni si se ha trazado, o no, una hoja de ruta para la navegación en solitario.

La espiral de la F-104 hasta San Diego

M. Arroyo

La fragata con base en Ferrol continúa apartada de la flota de EE.UU., pero permanece en aguas de Oriente Próximo

Desde septiembre del 2018, un mes después de haber firmado la integración de la fragata Méndez Núñez (F-104) en el grupo de combate del portaviones estadounidense Abraham Lincoln, la Armada mantiene en plena actividad a su dotación. Y no será, según las previsiones de Defensa, hasta el próximo mes de diciembre cuando los militares vuelvan a pisar tierra en Ferrol. Esa es la única planificación oficial que comunica el departamento de la ministra en funciones Margarita Robles. Porque desde que la fragata fue apartada de la fuerza naval con la que circunnavegaría el mundo debido a la escalada de tensión entre EE.UU. e Irán, los vaivenes en los planes del buque con base en el Arsenal Militar ferrolano desdibujan, semana tras semana, el horizonte a corto plazo.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Méndez Núñez, dos meses estancada en Oriente Próximo