Una cantera que no llega para saciar el hambre de profesionales del sector

El IES Fraga do Eume saca a la calle cada curso a unos cien titulados de sus ciclos de hostelería, pero muchos de ellos se marchan a buscar trabajo fuera de Galicia


FERROL / LA VOZ

Teniendo en cuenta que la comarca cuenta con una espléndida cantera de profesionales de hostelería -el IES Fraga do Eume de Pontedeume, donde se imparten dos ciclos de cocina, otros dos de servicios y un quinto de panadería, repostería y confitería-, las quejas de los empresarios sobre el déficit de personal para cubrir las vacantes resultan cuando menos chocantes.

Según explica el jefe de estudios, Gerardo Fernández, el centro saca a la calle a unos cien titulados cada curso académico, pero esta cifra no es suficiente para atender la demanda de los establecimientos de Ferrolterra, Eume y Ortegal y, además, buena parte de los alumnos deciden emigrar una vez que obtienen su diploma «para vivir la experiencia de trabajar fuera de Galicia o al menos fuera de esta comarca».

Además, se da otra circunstancia y es que los establecimientos de la zona demandan tanto cocineros como camareros y jefes de sala, pero en las aulas del IES Fraga do Eume los estudios de la rama de servicios despiertan menos interés. Y, así, mientras los ciclos de cocina y panadería se llenan hasta los topes e incluso presentan listas de espera, los de servicios en restauración no logran cubrir sus vacantes y se quedan cada curso con plazas libres. «Actualmente no salen suficientes estudiantes de esta rama y la razón probablemente es que hay menos alumnos interesados vocacionalmente en ser camareros que cocineros», advierte Gerardo Fernández, quien achaca esta situación al escaso respaldo mediático que se da a los profesionales de sala, mientras que los que trabajan en torno a los fogones acaparan toda la atención.

«Está claro que tanto social como profesionalmente el trabajo de camarero está menos valorado y eso acaba calando en los jóvenes», comenta.

Condiciones «dignas»

Pero, ¿qué es lo que lleva a buena parte de los titulados del Fraga do Eume a coger la maleta y emigrar? Pues, además de esas ansias «de vivir la experiencia» a las que aludía Fernández, en su decisión también pesa mucho la aspiración de encontrar un trabajo bien remunerado y en el que los horarios se cumplan según lo estipulado.

«No es una cuestión de falta de ganas de trabajar, pero sí es cierto que para un titulado es importante trabajar en unas condiciones dignas, porque no siempre lo reflejado en el convenio se ajusta a la realidad y algunas veces las jornadas se extienden más allá de las cuarenta horas semanales», anota el jefe de estudios de los ciclos del Fraga do Eume.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una cantera que no llega para saciar el hambre de profesionales del sector