¿Y tú qué tal llevas los 40?

La generación nacida con la Constitución observa con inquietud la pérdida de derechos y libertades, pero mantiene el optimismo a la hora de encarar la incertidumbre de estos tiempos. En 1978 hubo 3.867 nacimientos en Ferrolterra, Eume y Ortegal. La cifra se desplomó hasta los 1.168 en 2017


En el año 1978, el Instituto Galego de Estatística (IGE) contabilizó 3.867 nacimientos en las comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal. Y en 2017, 1.168, casi un 70 % menos. El socavón demográfico abierto en estas cuatro décadas en la zona ha sido generalizado, con la única excepción del Concello de Cariño, que aún no existía en 1978 -la segregación tuvo lugar una década después- y, por tanto, pasó de cero a 17 nacimientos.

En A Capela, la cifra se desplomó, de 45 a 1; en Cabanas, de 64 a 17; en Monfero, de 35 a 11; en Pontedeume, de 153 a 56; en As Pontes, de 239 a 65; en Ares, de 90 a 48; en Cedeira, de 133 a 25; en Fene, de 274 a 76; en Ferrol, de 1.674 a 376; en Moeche, de 24 a 6; en Mugardos, de 123 a 29; en Narón de 456 a 332; en Neda, de 111 a 21; en San Sadurniño, de 67 a 13; en As Somozas, de 20 a 4; en Valdoviño de 83 a 31; en Cerdido, de 26 a 7; en Ortigueira, de 219 a 26 (serían 43 si no se hubiese separado Cariño); y en Mañón, de 31 a 7.

En la zona hay varios espacios con el nombre de la Constitución, como esta plaza en Santa Cecilia
En la zona hay varios espacios con el nombre de la Constitución, como esta plaza en Santa Cecilia

Muchos viven fuera

«Somos muchos más cuarentones hoy de los que habrá cuando mi hijo cumpla los 40», concluye un ortegano del 78, padre primerizo. Abundan los cuarentañeros, como prefieren denominarse algunos, aunque muchos viven fuera, unos por voluntad propia y otros forzados por la escasez de oportunidades laborales. Pero todos vuelven. Y la mayoría son conscientes de que nacieron «nun ano especial», como apunta Benigno Pérez, docente coruñés residente en Ferrol. «Tiven a sorte de traballar seis anos no CEIP do Ramo, en Fene, unha das mellores experiencias da miña vida; e este ano aprobei outras oposicións e estou traballando na Consellería de Educación», relata. ¿Qué tal lleva los 40? «Nacín o 14 de abril [fecha en la que se conmemora la proclamación de la Segunda República] e a entrada aos 40... pois igual que cos 39. É un cambio psicolóxico importante, é inevitable botar a vista atrás e reflexionar sobre o que fixeches na vida ata agora, ben e mal», responde.

Si, como sostiene una amiga suya, «a vida son dous días, xa só queda un por disfrutar [otros hablan de que ya se ha culminado la mitad de la existencia]». Y hay que aprovecharlo, «sabendo apreciar o que é importante». Benigno, padre de dos niños de 8 y 12 años, «o mellor que che pode pasar na vida, pese á responsabilidade, grande», recibió un ejemplar de la Constitución al alcanzar la mayoría de edad. «Mandóunola o Goberno; o 78 é un ano especial, marcou a historia de España; é unha norma moi válida, que custou moito esforzo, pero algunha modificación non lle viña mal porque os tempos cambiaron», opina Benigno.

Inestabilidad laboral

A Juan Manuel Tojeiro, veterinario cedeirés, que nació y creció en Ferrol, también le llegó aquel obsequio, «acompañado de una carta en la que José María Aznar [el entonces presidente] se refería a ‘la generación de la democracia’». Con una hija de tres años y relativa estabilidad laboral, mira el futuro con incertidumbre. «Las condiciones laborales y económicas son peores que las que tenían nuestros padres a nuestra edad y la expectativa de cara a la jubilación es complicada. Nuestros padres partieron de cero, acabaron el colegio y empezaron a trabajar, y llegaron a ser clase media. Nosotros, partiendo de más arriba, no hemos conseguido alcanzar más», sostiene. Y aboga por luchar, al menos por mantener lo que otros lograron antes.

«Aínda que estamos acostumados a unha situación de benestar, as liberdades e os dereitos deben estar baixo a vixilancia dos cidadáns, para non perdelos e conservalos, e que todo vaia a mellor», abunda Benigno. Laura Fernández, ortegana, comparte esta inquietud: «Ao mellor hai que volver a saír á rúa, coma fixeron tantos, e sendo muller aínda máis, polo retroceso que estamos vendo a diario, coa violencia de xénero e a desigualdade salarial ou de oportunidades laborais. E a Constitución hai que reformala xa».

«Sentín que o tempo acababa»

«O que levo peor dos 40 -remarca Laura- é que me digan ‘se te está pasando el arroz’. Non teño fillos, pero coñezo a moitos homes da miña idade que tampouco os teñen, e non lles están preguntando polo tema como nos pasa a nós». Ella no ha sentido la crisis en el ámbito personal. Basilio Seijas, maestro lucense asentado en Ortigueira, sí: «Cumprín en febreiro, e a crise cadroume xa algo antes, unha sensación de inconformismo co que facía desde os trinta, cando todo o tiña moi claro. Empecei a dubidar de cousas».

Aquel conflicto interior -«estaba angustiado, sentía que se me acababa o tempo e a xuventude, non a nivel emocional e de amizades, senón na parte profesional»- derivó en un cambio de centro de trabajo, «positivo e enriquecedor, porque coñeces xente diferente, tes outras preocupacións e responsabilidades». No quiere dar nada por sentado, ni en lo personal ni en lo colectivo. «Non nos podemos durmir, por moito que haxa cousas gañadas, en vez de avanzar podemos retroceder», advierte, desde la atalaya que le brinda el aula de Infantil.

De forma física, como a los 30

Pocos cuarentañeros se quejan de su estado físico y Esteban Carro, propietario del gimnasio Utopía Fitness Club, de Narón, tiene claro que «los 40 son los 30 de antes» y las urgencias para ponerse en forma suelen retrasarse hasta los 50 o incluso más allá. De su experiencia en el centro concluye que «a los 40 sabes lo que quieres, hombres y mujeres». La clave para mantenerse en forma radica en «una buena rutina de entrenamiento, adecuada a la edad y a lo que uno busca, y el cuidado de la alimentación».

Esteban Carro, en el Gimnasio Utopía Fitness Club de Narón
Esteban Carro, en el Gimnasio Utopía Fitness Club de Narón

A los 40 hay quien comienza a correr o se apunta a su primer maratón; otros deciden romper con casi todo, emprender nuevo rumbo y experimentar; y muchos aprovechan para revisar su vida e introducir algunos ajustes. Y hay quien se abona a la queja: «Los llevo mal, mal, me duele todo al levantarme», bromea Tojeiro.

Antonio Núñez: «La crisis de los 40 permanece en el imaginario»

A.F.C.

El jefe de Psiquiatría del CHUF incide en la «incertidumbre» de la época actual

Es verdad que el tema de la crisis de los cuarenta permanece en el imaginario de la gente, en mayor o menor grado, pero no como en los años 70 o los 80», constata el jefe del área de Psiquiatría del Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF). Antonio Núñez Pérez (Pobra do Caramiñal, 1955) alude al psicoanalista de origen alemán Erik Erikson, «que teorizó sobre el concepto de crisis en las distintas etapas evolutivas de la persona. Ligaba la de los 40, o la mediana edad, con dos conceptos, la capacidad de crecimiento, asociada a la conformación de una familia, y el crecimiento profesional, como aspectos que consolidan llegar a esa etapa con estabilidad. Mientras que cuando hay dificultades habla de un estancamiento, sobre todo por falta de desarrollo o conflictos de la vida familiar o el historial profesional».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

¿Y tú qué tal llevas los 40?