Cambio de década, cambio de negocio

A marchas forzadas, adelantándose incluso a los gustos de los automovilistas, los coches eléctricos ganan espacio, sobre todo en un año en el que las marcas serán penalizadas con multas millonarias por sus emisiones.


Silenciosamente, sin que nos demos apenas cuenta, una nueva normativa europea, vigente desde el pasado 1 de enero, obligará a los grandes grupos automovilísticos a reducir drásticamente sus emisiones, so pena de verse abocados a pagar millonarias multas que podrían socavar su propia viabilidad. Esta normativa, llamada popularmente CAFE (Corporate Average Fuel Emissions), hará que a partir de ahora las marcas intenten venderle a usted un coche eléctrico, o incluso un diésel, porque eso rebajará la media de emisiones respecto a un gasolina y por tanto sus cuotas de emisiones medias, que no podrán rebasar los 95 gramos de CO2 por kilómetro en toda su gama de coches vendidos.

Las emisiones medias en el 2019 en España fueron de 122 gramos, por lo que el objetivo queda lejano. De ahí que los concesionarios españoles anden a la caza ya de clientes de coches eléctricos, incluso en provincias donde no hay todavía restricciones al tráfico de ningún tipo, o incluso de coches con pequeños motores diésel, que son los únicos capaces de no superar esos 95 gramos que marca el límite entre la gloria o el castigo.

Por eso todos los grupos automovilísticos no paran de anunciar la llegada de coches con versiones híbridas o eléctricas y sus precios se verán presumiblemente reducidos, o al menos homologados, con los de gasolina.

Otra realidad es la de las grandes ciudades españolas, Madrid y Barcelona para empezar, pero pronto otras también, que toman medidas para reducir sus niveles de contaminación y quieren poner como cabeza de turco al automóvil, con medidas que impedirán el acceso a las zonas centrales de los coches con las etiquetas más contaminantes (excepto las ECO y Cero). Ahí ya no será tanto la presión comercial de los concesionarios, sino las propias administraciones, las que pongan el coche eléctrico o híbrido enchufable en el punto de mira del que quiera comprar un vehículo en el futuro próximo

UTILIZACIÓN SIN PROPIEDAD

Otra cuestión que seguirá creciendo en el 2020 en España es el cambio de mentalidad respecto a la propiedad del vehículo. Ya no es el objetivo prioritario de los más jóvenes, que en las ciudades utilizan vehículos alternativos o alquilan coches por minutos (carsharing). Ni siquiera de autónomos o empresas, que ya no compran coches sino que los arriendan (renting) porque la cuota mensual la meten como un gasto en su empresa, con las ventajas fiscales que ello les reporta. De esto hablamos precisamente en nuestra página 20 de este ON Motor.

Para los más jóvenes, el coche ha dejado de ser una necesidad y es suplido por vehículos alternativos sin motor, como las bicicletas o los patinetes, para sus desplazamientos por las ciudades, al tiempo que en viajes se impone el tren o el avión low cost.

La década trae nuevas formas de transporte y se hace patente que el futuro puede pasar por coches autónomos de alquiler que se cogen y se dejan donde y cuando quiere el usuario.

LOS SUV YA NO HACEN RUIDO

A pesar de que los SUV son vehículos poco ecológicos, por su peso y escasa aerodinámica, los automovilistas se decantan cada vez más por este tipo de coches. ¿Moda pasajera o tendencia que se perpetuará? De momento nadie sabe dar una respuesta y por ello las marcas se apresuran a lanzar ya versiones híbridas o híbridas enchufables de estos vehículos para rebajar su ratio de emisiones. El grupo PSA será uno de los que este año lancen versiones electrificadas de sus SUV.

HIDRÓGENO

Toyota fue la que dio primero con la tecla de los híbridos y ahora no quiere perder tampoco esa ventaja en el campo de los coches de pila de hidrógeno, coches eléctricos al fin y al cabo, alimentados por este combustible y que no emiten humo. El Mirai ya ha comenzado a matricularse en España, aunque de momento su uso estará restringido, ya que, igual que pasa con los coches eléctricos y de gas, no hay una red de surtidores de hidrógeno a nivel estatal.

COMPETICIÓN EN ELÉCTRICOS

La Fórmula E ha catapultado ya la competición de coches eléctricos hasta gozar de popularidad e incluso con una cobertura televisiva notable a nivel mundial. Las carreras de coches eléctricos cobrarán auge en los próximos años y el siguiente paso se dará en el ámbito de los ralis, donde se crearán campeonatos internacionales para fomentar competiciones sin humo y sin ruido. Opel, por ejemplo, ya ha presentado los primeros bocetos de su Corsa E de ralis.

ESCÚTER PARA LA CIUDAD

Las cifras de matriculaciones confirman que, a diferencia de las matriculaciones de coches, las de motos crecen en España. Los escúteres urbanos de 125 cc son los protagonistas de este auge, un vehículo cómodo y ágil por las ciudades, que consume poco y que además se puede aparcar con facilidad. Cómo no, la electrificación llega también a las dos ruedas, en los vehículos de alquiler y poco a poco en los de uso particular, y BMW con su escúter ha sido la avanzada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cambio de década, cambio de negocio