Acupuntura, algo más que sanar con agujas

El doctor en acupuntura Fernando Huerga imparte en sus centros de Cambados y Ponferrada un curso para aprender a practicar esta medicina milenaria. Además de agujas también incluye masajes o ventosas. La Organización Mundial de la Salud confirma que es óptima para tratar hasta una treintena de trastornos frecuentes

.

La existencia de una técnica curativa consistente en la inserción de agujas en algunos puntos del cuerpo es de sobra conocida para el común de los mortales. Pero la acupuntura entraña innumerables secretos y beneficios que la mayor parte de la población europea desconoce. Para descubrir toda la magia que rodea a esta medicina milenaria procedente de China basta con visitar en la clínica Sanavitae de Cambados a Fernando Huerga, doctor en acupuntura por la World Federation of Chinese Medicine Societies, que derriba el primer mito sobre esta medicina oriental: «La acupuntura es mucho más que clavar agujas», adelanta Huerga. Todo un universo que en plena era de la globalización nadie puede permitirse desconocer.

La acupuntura consiste en la inserción de finísimas agujas, la colocación de ventosas o la aplicación de calor mediante moxas o puros de artemisa en determinados puntos de la piel, «los denominados puntos de acupuntura», matiza el doctor. La filosofía oriental plantea que «la salud se pierde por la pérdida de armonía del Qi (energía) y el trabajo de la acupuntura consistirá en devolverle esa armonía», explica Huerga. Para lograrlo, el acupuntor dispone de un amplio catálogo de instrumentos y técnicas de masaje que contribuyen a sanar, según la Organización Mundial de la Salud, hasta una treintena de trastornos frecuentes.

Alrededor de esta técnica crecieron múltiples mitos, pero el primero que hay que desterrar es el del dolor. «Las agujas son extremadamente finas, como un cabello, y en general no llegan a producir dolor. Las sensaciones dependen de la sensibilidad individual y de la técnica empleada por el acupuntor», señala el responsable de acupuntura en Sanavitae. Las agujas pueden estar implantadas entre 10 y 30 minutos, su número depende del caso y puede variar entre sesiones, cuya duración oscila entre los 20 y 50 minutos. Aunque la primera toma de contacto con esta medicina milenaria puede durar más de una hora.

Como avanzaba Huerga, la acupuntura es mucho más que agujas. También emplea la moxibustión, aplicación de calor en puntos de acupuntura. Para ello se queman unas barritas elaborados con una planta seca y triturada llamada artemisa, cuya finalidad es tonificar el Qi. Las ventosas son conos de vidrio o plástico que se colocan en el cuerpo produciéndose en ellos el vacío. El masaje chino consistente en aplicar presión con los dedos sobre los puntos de acupuntura se conoce como Tuina y la auriculoterapia es una técnica moderna, desarrollada por un neurólogo francés en los años 50, consistente en la estimulación de las zonas reflejas de la oreja a base de agujas, semillas o imanes. Este método fue rápidamente incorporado a la medina tradicional china.

La creación de la acupuntura se le atribuye a tres legendarios emperadores chinos: Fu Xi, Shennong y Huangdi, a los que la tradición oral les otorga virtudes sobrehumanas. Pero fue Huangli quien, en el tercer milenio antes de Cristo, dejó un interminable legado en el que figura la invención de la escritura, la astronomía, la seda y un libro titulado «Huangdi Neijing», una compilación de textos considerados como el canon de la acupuntura. Una medicina que llegó a Europa en el siglo XVI de manos de jesuitas portugueses que entraron en contacto con japoneses.

Aprende acupuntura

En el centro de terapias naturales Sanavitae de Cambados y también en el de Ponferrada se impartirá el próximo mes de febrero un curso teórico práctico sobre acupuntura. Las prácticas tuteladas son el rasgo que diferencia estas sesiones, pues la acupuntura es una disciplina eminentemente práctica, aunque con una importante carga teórica difícil de comprender en occidente. El plazo de inscripción se encuentra abierto y los interesados pueden anotarse en el correo sanavitaecambados@yahoo.es o en el teléfono móvil 633013589.

Las agujas son muy finas, como un cabello, y no llegan a producir dolor. Sí pueden hacer sentir cosquilleo»

SANAVITAE

FERNANDO HUERGA

Avda. Vilagarcía, 39 2ºG. Cambados.

www.facebook.com/sanavitae

Votación
1 votos
Comentarios

Acupuntura, algo más que sanar con agujas