Cuidar el corazón es cosa de niños

Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, cree que hay que enseñar a los niños de tres a seis años, que es cuando se forma la conducta, a controlar los factores de riesgo. El experto no deja de lado que el 20% de la población infantil padece obesidad, una de las principales causas de infarto

.

El 80% de los infartos se pueden prevenir controlando los factores de riesgo: obesidad, tabaquismo, colesterol elevado, hipertensión, sedentarismo... Ésta es la teoría. En la práctica, los cardiólogos están encontrando serias dificultades para que los pacientes y la población en general, sigan sus recomendaciones. La teoría sobre hábitos cardiosaludables está al alcance de todos, pero falla su aplicación. Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares y del Instituto de Cardiología del hospital Monte Sinaí, de Nueva York, lo tiene muy claro. Los resultados de seis estudios realizados a nivel mundial, que presentó recientemente en Lugo, coincidiendo con el Congreso Gallego-Asturiano de Cardiología, avalan sus tesis. Según este prestigioso especialistas, los humanos nos creemos invulnerables y las esperanzas para reducir las enfermedades cardiovasculares -que en un futuro ningún gobierno va a poder asumir por los elevados costes que llevan aparejadas-, están puestas en educar a los niños entre los tres y los seis años. ¿Por qué ese tramo de edad? Fuster sostiene que en esa etapa es cuando se forma la conducta de adultos. Argumenta que ya está demostrado que son los mejores años para aprender idiomas.

Con una educación adecuada sobre los factores de riesgo impartida entre los tres y los seis años, con posteriores dosis de recuerdo antes de la adolescencia, el cardiólogo reconocido mundialmente cree que es posible mejorar la salud cardiovascular. Estas enseñanzas durarían hasta la adolescencia, etapa en la que ya no se obtendría la respuesta esperada, como consecuencia del cóctel hormonal que acompaña a la persona en esa etapa de la vida. El experto no obvió en ningún momento de su intervención en Lugo que el 20% de la población infantil ya padece obesidad, siendo uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Sus tesis las avala con estudios realizados con niños en diferentes países, entre ellos Colombia. En España están realizando en estos momentos uno con 25.000 menores.

En cuanto a las intervenciones con los adultos, Fuster sostiene que la familia es fundamental a la hora de influir en el cambio de hábitos y en su mantenimiento. También abogó por la terapia grupal para conseguir resultados que no son posibles individualmente.

ALZHÉIMER Y FACTORES VASCULARES

Fuster habló en Lugo sobre arterioesclerosis, una enfermedad que afecta al 70% de la población y que es la principal causa de muerte en el mundo. Según el especialista, está demostrado que la progresión del alzhéimer tiene que ver con factores vasculares. Alerta que a partir de los 40 años se reduce el poder cognitivo si no se cuidan los factores de riesgo.

Votación
1 votos
Comentarios

Cuidar el corazón es cosa de niños