Miles de personas se concentran en la plaza de Colón contra los indultos a los presos del 1-O

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID / REDACCIÓN

ESPAÑA

La Policía Municipal eleva a 126.000 los asistentes a la concentración, frente a los 25.000 de la Policía Nacional. Casado pide a Sánchez «que no venda la soberanía nacional por un puñado de votos», mientras Rufián dice que Colón «es la narcosala de la ultraderecha en la que se va a repartir metadona para esa gente»

13 jun 2021 . Actualizado a las 18:36 h.

Miles de personas se concentran en la plaza de Colón en Madrid para participar en la manifestación convocada por la plataforma Unión 78 contra los indultos a los líderes del procés que planea conceder el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en los próximos días. La concentración deja una guerra de cifras: mientras que la Policía Municipal de Madrid ha calculado que son 126.000 las personas que han asistido, la Policía Nacional ha informado de 25.000 asistentes -según datos facilitados por la Delegación del Gobierno en Madrid-, es decir, cinco veces menos.

La concentración estaba previsto que comenzara a las 12.00 horas, pero finalmente se ha retrasado casi una hora debido a dificultades técnicas. Debido a la multitud de gente que se ha acercado a Colón, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el líder de la formación naranja en Cataluña, Carlos Carrizosa, tuvieron dificultades para acceder a la plaza madrileña. A la concentración también han acudido, entre otros, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y el líder de Vox, Santiago Abascal.

Antes del inicio de la protesta, El presidente del PP, Pablo Casado, pidió al Gobierno que no «venda» ni «robe» una parte de la soberanía de España antes de participar en la concentración contra los posibles indultos a los líderes del procés que se inicia este mediodía en la Plaza madrileña de Colón, y en la que también participan Vox y Ciudadanos.

A las puertas de la sede del PP en la calle Génova, Casado ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que sea «coherente» cuando dijo que no indultaría a los políticos presos y le ha instado a mantener la «dignidad y respetar la unidad nacional».

El presidente del PP, Pablo Casado, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participan este domingo en la concentración
El presidente del PP, Pablo Casado, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participan este domingo en la concentración Efe | David Fernández

«Que defienda la igualdad de todos los españoles y la justicia», ha urgido Casado a Sánchez, que ha intervenido junto con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida. Ayuso ha acusado a Sánchez de querer hacer al rey «cómplice» de los indultos a los líderes independentistas del 1-O y se pregunta si los firmará.

Al inicio de sus declaraciones un grupo de personas ha increpado a Casado con gritos de «nos has abandonado» e incluso mostrando una pancarta que decía «El PP dejó que se fugara Puigdemont», aunque las voces han sido acalladas con aplausos del resto de los asistentes que han coreado «presidente, presidente» al líder del PP.

Casado ha recordado al Gobierno que «nunca la concordia y la convivencia se ha hecho contra la ley» y ha pedido a Sánchez que «no venda la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles por un puñado de votos».

«Le pido que mire a la cara a los españoles y explique por qué les quiere robar una parte de su nación», ha incidido.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha pedido unidad «por encima de siglas políticas» en la manifestación en la plaza de Colón de Madrid para protestar contra los indultos a los líderes del procés. «Sánchez es capaz de hacer mucho daño, es importante que todos los españoles, por encima de siglas políticas, estemos juntos en esta Plaza de Colón a la que volvemos una vez más sin miedo y sin vergüenza a ningún tipo de foto», ha sentenciado Abascal.

El líder de Vox, en declaraciones a los medios durante la concentración contra los indultos, ha advertido de que el Gobierno «está dispuesto a pisotear al Tribunal Supremo y a la Constitución».

El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante la manifestación
El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante la manifestación Efe | Rodrigo Jiménez

Asimismo, ha asegurado que la foto de la vergüenza «es la del Gobierno sostenido en el poder gracias a todos los enemigos de España y de las libertades». «El comunismo, el separatismos golpista y los terroristas, esa es la foto que más pronto que tarde expulsará al presidente del Gobierno del poder», ha apostillado.

Para el presidente de Vox, los indultos «son una traición a todos los catalanes que padecieron el golpe separatista y abandonados a merced del separatismo, un acto de traición a todos los españoles respetuosos con la legalidad y con la Constitución que tienen que soportar cómo los políticos que han cometido el peor acto de corrupción de la democracia española, el golpe separatista de 2017, van a ser puestos en libertad por una decisión arbitraria, ilegítima del Gobierno de España».

En contra de la protesta se posicionó el PSOE a través del secretario general del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Rafael Simancas, ha asegurado que en la concentración de la plaza de Colón contra los indultos a los líderes del procés «se promueve la discordia, la división y la confrontación».

«El camino para alcanzar la convivencia, la prosperidad y los buenos empleos para el conjunto de los españoles no pasa hoy por la plaza de Colón. Hoy más que nunca, en estos momentos tan difíciles, la sociedad española necesita de concordia, entendimiento y de unidad», ha sentenciado.

Así lo ha manifestado este domingo el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso en declaraciones difundidas por el PSOE, a la misma hora en la que se está celebrando la manifestación en la Plaza de Colón convocada por la plataforma Unión 78 y a la que han acudido dirigentes del Partido Popular, Vox y Ciudadanos.

Para el socialista, España afronta desafíos «muy importantes» en estos momentos, entre los que ha destacado que hay que «vencer definitivamente al virus, recuperar una economía hundida, doblegar al machismo criminal». Para afrontar con éxito todos estos retos decisivos, ha afirmado que es necesario «menos gritos y más lealtad; menos rencor y más solidaridad; menos partidismo y más esfuerzo en aras del bien común».

Con motivo de la concentración en la Plaza de Colón, el PSOE ha reclamado al PP «un ejercicio de patriotismo» que, a juicio de Simancas, «consiste en colocar el interés general de los españoles por encima de cualquier cálculo partidista».

En sus palabras, el interés de los españoles «consiste en solucionar el problema de Cataluña, de la convivencia entre catalanes, el encaje de Cataluña en España». En la misma línea, ha añadido que el interés de los españoles «no pasa por agravar, por exacerbar, por excitar el problema en Cataluña», que es lo que, en su opinión, «están haciendo los protagonistas hoy de la concentración en Colón».

«Casado debía reflexionar, hoy los barones del PP le han dejado solo en la Plaza de Colón, solo con la radical Ayuso. Su deriva radical, su complicidad con la extrema derecha, le está alejando de los barones más moderados, le está alejando de la derecha moderada de Europa y de su responsabilidad para con los españoles», ha señalado Simancas.

Asimismo, el socialista ha insistido en que el camino hacia la convivencia entre españoles «no pasa por la Plaza de Colón, pasa por el reencuentro, por la concordia, por la unidad», que es el camino que «propone el Gobierno de Sánchez».

«Sabemos que será difícil, las derechas van a poner todos los obstáculos del mundo. Tendremos que esforzarnos en ganarnos la comprensión de muchos españoles que todavía tienen reparos, dudas ante el camino emprendido. Pero es el camino correcto, que lleva a la convivencia, a la solución de los problemas», ha concluido.

Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha opinado  que la concentración de Madrid contra los indultos a presos independentistas catalanes es «una especie de narcosala de la ultraderecha en la que se va a repartir metadona de la mala para esa gente».

Rufián declaró que este tipo de marchas en la plaza madrileña acabarán siendo «la manifestación de Vox, que es como el gamberro de la clase al que el resto le sigue». El político catalán ha asegurado que a diferencia de la última marcha en Colón «Ciudadanos ya no existe» y ha recordado una pintada que había en Cataluña sobre la formación que en la actualidad lidera Inés Arrimadas: «Ciudadanos no existe, son los bancos».

Rufián ha alertado de una «anomalía» que en su opinión se da en España a diferencia de Europa con los partidos de derecha respecto a la ultraderecha. «Cuando en un länder alemán puede gobernar la ultraderecha la frena (Angela) Merkel, que a lo mejor es más de derechas que Pablo Casado, pero su raíz es antifascista», ha asegurado Rufián, que ha concluido: «Aquí nadie duda de que si Casado y Arrimadas pueden llegarán a La Moncloa con el apoyo de Vox. No es normal».

Para Ana Pontón (BNG) la imagen de la marcha en Colón, con la derecha «de ganchete» con la extrema derecha «xenófoba, machista e antigalega, no solo anticatalana» contrasta con la que protagonizan ella misma y el portavoz de ERC en el Congreso, que apuesta por el diálogo y la negociación política.

La política gallega ha abundado en que los posibles indultos a los presos independentistas del procés son «positivos», si bien ha animado a ver «más allá», ya que «el conflicto catalán es político».

«Todo lo que sea volver a la vía política y salir del bucle judicial, el instrumento clave de la derecha para bloquear cualquier posible avance es una buen noticia», pero vemos más allá de los indultos: apostamos por un diálogo que permita desbloquear el conflicto político».

Casado no quiere poner en peligro sus expectativas con otra foto de Colón

Ramón Gorriarán

El PP prepara la puesta en escena de Casado en la concentración de hoy en la plaza de Colón de Madrid para protestar contra los indultos a los líderes del procés. Pero también con incertidumbre sobre el acierto político de la presencia de su líder en un acto que Vox aspira a capitalizar, y en el que no contará con el abrigo de sus barones moderados.

Lo que iba a ser una protesta para calibrar el tamaño de la respuesta de la oposición a Sánchez lleva camino de ser un pulso entre las fuerzas de la derecha. El PP está sumido en un mar de dudas sobre la conveniencia de que Casado esté en el acto, aunque sea en segundo plano. Un dato que vendría a confirmar ese desasosiego es que el propio líder del PP evitó ayer cualquier referencia a la protesta de Colón durante un acto en Cartagena con alcaldes de su partido. Nadie llamó a las bases populares a sumarse a la protesta, que hubiera sido lo normal de tener las ideas claras. Otra pista del escaso entusiasmo es que el partido no ha fletado los autobuses que suele contratar para movilizar a los suyos. Todo lo contrario que Vox, que ha tocado a rebato para abarrotar la plaza de Colón.

Seguir leyendo