Los ataques a Vox elevan al máximo la tensión en la campaña electoral de Madrid

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El líder de Vox, Santiago Abascal, y la candidata a la Presidencia de Madrid, Rocío Monasterio, saludan a su llegada a un acto del partido en Vicálvaro (Madrid)
El líder de Vox, Santiago Abascal, y la candidata a la Presidencia de Madrid, Rocío Monasterio, saludan a su llegada a un acto del partido en Vicálvaro (Madrid) JESÚS HELLÍN

Unidas Podemos justifica los actos de violencia y culpa de ellos a Abascal

09 abr 2021 . Actualizado a las 09:07 h.

La precampaña de las elecciones madrileñas se crispa al máximo. A la batalla campal desatada el miércoles cuando los dirigentes de Vox fueron atacados violentamente por radicales de extrema izquierda en un mitin en el barrio obrero madrileño de Vallecas, obligando a cargar a la policía, le sucedió este jueves la batalla política. El líder de Vox, Santiago Abascal, culpó de los ataques a los «limpiapiscinas y lamebotas» del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y negó haberles provocado. Explicó que cuando subió a la tribuna vio que les lanzaban adoquines y botellas y le pareció «imprescindible enseñar que a solo 18 pasos estaban las personas que lanzaban los objetos» y que el Gobierno no quería «hacer nada para que no se impidiese el libre ejercicio de los derechos fundamentales». En un acto en Vicálvaro que se desarrolló sin incidentes, Abascal exigió al Ejecutivo que «garantice una campaña en libertad y en igualdad de condiciones».

El exvicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, aseguró que Vox fue a «provocar altercados» y que fueron sus dirigentes los que insultaron y arrojaron objetos, mientras que la ministra de Igualdad, Irene Montero, sostuvo que lo que hicieron «los vecinos» de Vallecas fue defender su barrio «del racismo, del machismo, de la lgtbifobia, del odio al pobre». La titular de Derechos Sociales, Ione Belarra, dio las gracias a los que «han dicho no al fascismo», mientras que para el portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique, lo que sucedió es que «unos pijos» fueron a Vallecas a «provocar a los vecinos» y estos les recordaron «pacíficamente el poco amor por el trabajo que tiene su jefe». La número dos de Unidas Podemos a la Asamblea de Madrid, Isa Serra, culpó también a Vox. «Hicieron lo que mejor saben hacer, que es generar odio y violencia», indicó.

 El PP pide a Sánchez que actúe

La ministra de Defensa, Margarita Robles, afirmó por el contrario que «ningún tipo de violencia tiene cabida en ningún sitio» y envió «un mensaje de apoyo» a las fuerzas de seguridad que realizan «un trabajo comprometido con los derechos y con las libertades». El líder del PP, Pablo Casado, condenó los ataques y señaló que «cualquier piedra arrojada sobre un demócrata la sufrimos los demás», mientras que el portavoz popular, José Luis Martínez-Almeida, pidió a Sánchez que rompa con Podemos por «amparar» la violencia.

Gabilondo pide que se frene la «espiral de violencia» y afirma que «el extremismo llama al extremismo» 

El candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, pidió frenar la «espiral de violencia» en la campaña electoral, después de los disturbios ocurrido en Vallecas. Advirtió de que «el extremismo llama al extremismo» y afirmó que «la primera responsabilidad es la de los políticos que se presentan a las elecciones». Gabilondo insistió en que los candidatos de los partidos y sus equipos deben abandonar la «agresividad y violencia verbal», optando por «dirigirse a la inteligencia de la ciudadanía, y no estimulando la confrontación». El candidato de Ciudadanos, Edmundo Bal, reprochó al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que «disculpe la violencia», mientras que la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, de Cs, condenó los ataques y dijo que Vox «tiene todo el derecho del mundo a hacer campaña donde le da la gana».

El sindicato mayoritario de la Policía critica a Interior por la falta de previsión y de medios  

Además de una tormenta política, los actos violentos en el mitin de Vox en Vallecas generaron críticas policiales al Ministerio de Interior, dirigido por Fernando Grande-Marlaska, por la escasa dotación para hacer frente a unos hechos «más que previsibles». Jupol, el sindicato mayoritario en la Policía Nacional, acusó a Interior de «falta de previsión y dotación de medios» ante la manifestación convocada en contra del acto organizado por Vox. En concreto, censuró que hubiera un 40 % menos de antidisturbios y que se dieran órdenes de no usar material como las pelotas de goma.

En un comunicado, la organización asegura que estudia medidas judiciales contra el departamento de Grande-Marlaska y contra la Dirección General de la Policía por un presunto delito contra los derechos de los agentes, así como otro de lesiones por imprudencia. En un duro comunicado, Jupol se pregunta si Interior «busca un muerto entre los agentes». Interior defendió por el contrario que el dispositivo policial desplegado era «acorde a unas circunstancias complejas con el fin de garantizar los derechos de todos», para un acto al que asistieron unos 350 simpatizantes de Vox y más de 500 concentrados en su contra. Fuentes del ministerio citadas por Europa Press criticaron además «determinadas actitudes por no seguir las indicaciones y pautas de los agentes que velaban por la seguridad».

Los disturbios en el acto de Vox en Vallecas se saldaron con 4 detenidos, 3 de ellos menores

Hubo 35 personas heridas, 21 policías nacionales, en un acto que congregó a alrededor de 500 manifestantes contrarios al acto político. Rocío Monasterio critica que políticos de izquierdas justifiquen que fueran «lapidados a ladrillazos». Edmundo Bal, de Cs, reprocha a Pablo Iglesias que «disculpe la violencia»

La Voz

La Policía Nacional detuvo este miércoles a cuatro jóvenes, tres de ellos menores de edad, en los disturbios ocurridos por la celebración de un mitin de precampaña electoral de Vox en el distrito madrileño de Vallecas, donde parte de los manifestantes contrarios al acto lanzaron contra los asistentes botellas y otros objetos, como adoquines. Según han informado este jueves fuentes policiales a Efe, el balance de detenidos es cuatro, tres menores -dos chicos y una chica- y un mayor de edad.

En estos disturbios hubo 35 personas heridas, 21 policías nacionales, en un acto que congregó a alrededor de 500 manifestantes contrarios al mismo y unos 350 asistentes al mitin de Vox. Samur-Protección Civil atendió en el puesto sanitario instalado en Vallecas a 14 personas heridas leves por brechas, contusiones y abrasiones, según informó a Efe Emergencias Madrid.