Laya pide al Reino Unido dejar las excusas y resolver las cuestiones prácticas sobre Gibraltar

El Peñón sería frontera de la UE y acogería colas como las de Dover

Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación
Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación

Madrid

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, ha reconocido este martes que España y Reino Unido tienen «pretensiones irrenunciables» sobre la soberanía de Gibraltar pero ha pedido dejar de lado las «excusas» y «resolver las cuestiones prácticas» de los ciudadanos.

«Así llevamos 300 años», ha continuado la ministra en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, en la que ha recordado que la soberanía, «en el siglo XXI», tiene mucho que ver con «la fiscalidad y la capacidad de cooperar a nivel policial y aduanero». «Es una cuestión más compleja, más amplia y funcional», ha añadido.

A menos de tres días de que expire el plazo para alcanzar un acuerdo con el Reino Unido, la titular de Exteriores ha asegurado que el principal «escollo es buscar el encaje de la fluidez en la frontera», aunque no ha querido «entrar en detalles» por respeto a la negociación. «Cuando uno sale a contarlo a la plaza pública, significa que ha dejado de negociar», ha apuntado.

Con todo, González Laya ha explicado que existen una «serie de respuestas técnicas para arbitrar la movilidad que se han explorado y se han puesto sobre la mesa», pero que se encuentran a la espera de que haya una «decisión política».

La intención del Ejecutivo español es conseguir una alternativa a una «frontera dura», la que se encontrarían los trabajadores transfronterizos en el caso de no alcanzar un acuerdo antes de la llegada del 2021. «Por eso estamos poniendo el empeño en la negociación, y yo tuve ocasión de desplazarme al Campo de Gibraltar a hablar con alcaldes y empresarios», ha continuado.

País tercero

La jefa de la diplomacia española ha mostrado la «preocupación» del Gobierno por lo que ocurriría si volviese a erigirse «de nuevo» una frontera con Gibraltar, que sería la propia de un «territorio tercero». «Esto es lo que queremos evitar», ha apuntado. 

En cualquier caso, la ministra ha mandado un mensaje de tranquilidad para los exportadores y los pescadores, que «pueden respirar tranquilos» porque España ha salido «bien parada». «No diría que sus costes van a aumentar exponencialmente: para evitarlo se ha llegado a un acuerdo entre Londres y Bruselas», ha añadido.

Así, y tras reconocer que la situación para los trabajadores españoles no va a ser «como era hasta ahora», González Laya ha recordado que el Consejo de Ministros de este martes aprobará un decreto con vistas a mejorar la situación de las empresas españoles tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El Peñón quedó excluido «expresamente» del acuerdo sobre las relaciones futuras que anunciaron en Nochebuena Londres y Bruselas. La Comisión Europea permanece al margen del diálogo sobre este punto -«solo actuará si España se lo pide», ha recordado la ministra- y Madrid y Londres mantienen las líneas de comunicación abiertas mientras el tiempo corre. 

«Por España no va a ser»

La actual fase de transición expira la medianoche del 31 de diciembre al 1 de enero. «España perseguirá un acuerdo hasta el último segundo del 2020. Por España no va a ser», insistió González Laya, en una rueda de prensa celebrada el lunes en la que ha reconocido que el «brexit duro» es una posibilidad real en el caso de Gibraltar. La jefa de la diplomacia española ha evitado dar detalles de las negociaciones, de posibles escollos o de especificaciones técnicas que puedan estar sobre la mesa, pero ha apelado también a la voluntad política del Reino Unido. En este sentido, cree que sería una «verdadera lástima» que el plazo venciese sin que hubiese un acuerdo, «con todo lo que eso supone».

España aspira a «la máxima fluidez posible» e incluso González Laya ha aludido a la posibilidad de «levantar la verja», tomando como referencia lo vivido en la última semana en el sur de Inglaterra, donde se han acumulado cientos de camiones por el aumento del tráfico y las restricciones fronterizas adoptadas por Francia. 

Colas de personas

Aunque a menor nivel, González Laya cree que escenas como las de Dover son un «recordatorio» de lo que podría ocurrir en la zona de Gibraltar, donde también se verían «colas», en especial de personas. La ministra ha reconocido que situaciones como las de Inglaterra demuestran la necesidad de ser «precavidos».

España busca un acuerdo en aras de la «prosperidad compartida», según González Laya, que cree que el «gran desacuerdo» que persiste entre los dos países en materia de soberanía, donde hay «pretensiones irrenunciables», no tiene por qué obstaculizar el actual proceso de diálogo.

«Pensamos que se puede, sin renunciar a estas pretensiones [de soberanía], simplificar la movilidad que afecta, sobre todo, a ciudadanos», ha incidido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Laya pide al Reino Unido dejar las excusas y resolver las cuestiones prácticas sobre Gibraltar