El Poder Judicial maniobra para que la UE frene la reforma diseñada por el Gobierno

Mateo Balín MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes
El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes

Mantiene el pulso y asigna cargos en la Audiencia Nacional y otros tribunales

18 dic 2020 . Actualizado a las 12:03 h.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) movió este jueves ficha para impedir que el Gobierno de coalición apruebe la reforma que afecta al «núcleo esencial» de sus competencias constitucionales en materia de nombramiento de altos cargos estando en funciones. En un extenso Pleno, el órgano de gobierno de los jueces sacó adelante por una holgada mayoría de 16 votos contra cinco un acuerdo en el que insta al Congreso a solicitar informes consultivos sobre la propuesta, al tratarse de una modificación de una ley orgánica.

Pese a que es una iniciativa parlamentaria de PSOE y Unidas Podemos y no del Gobierno, por lo que no requiere una intervención expresa de los órganos supervisores como en otras propuestas normativas, el Consejo está dispuesto a jugar sus cartas para impedir que la reforma salga adelante, por vía de urgencia, sin contar con los integrantes del Poder Judicial o de las instituciones europeas que vigilan los sistemas judiciales.

En primer lugar, el acuerdo de este jueves reclama al Congreso, en referencia implícita a su presidenta Meritxell Batet, que promueva la posibilidad de que el CGPJ se pronuncie sobre esta iniciativa legislativa; y, en segundo término, pide a la Cámara Baja que reclame un informe a la Comisión Europea para la Democracia por el Derecho (Comisión de Venecia, perteneciente al Consejo de Europa), en relación al régimen jurídico aplicable al CGPJ en funciones, como ocurre ahora. Esta solicitud busca la intervención directa de los organismos europeos, como ya hiciera con la reforma sobre el cambio de mayorías parlamentarias para elegir a los vocales del Consejo. Entonces, el Consejo de Europa dio un toque de atención al Ejecutivo por la posible vulneración de la independencia judicial y el presidente Pedro Sánchez decidió meter en un cajón la propuesta para desbloquear con el PP la renovación del CGPJ, cuyo mandato acaba de cumplir dos años en funciones.