Quim Torra desafía a ERC con el plan de celebrar otro referendo

Esquerra insiste en reclamar elecciones anticipadas al presidente de la Generalitat antes de que llegue su inhabilitación


Barcelona / Colpisa

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, recuperó este miércoles el plan que propuso al independentismo en octubre del 2019, como respuesta a la sentencia del Supremo contra los líderes del procés: acabar la legislatura celebrando un nuevo referendo ilegal. Entonces, Torra se quedó solo en la defensa de una nueva consulta, como la de 2017, por la que fueron condenados a penas de cárcel nueve de los principales dirigentes secesionistas. No le apoyaron ni Esquerra Republicana ni sus correligionarios de JxCat. Aun así, meses después, ha rescatado la idea.

Lo que durante meses se ha entendido por los líderes independentistas como «lo volveremos a hacer», parafraseando lo que dijo Jordi Cuixart durante su alegato final en el juicio, fue la propuesta que Torra puso este miércoles sobre la mesa en la Cámara catalana como respuesta a su posible inhabilitación por parte del Tribunal Supremo, tras la vista prevista para el 17 de septiembre.

ERC, en cambio, no está ahora para proyectos unilaterales e insiste en reclamar elecciones anticipadas al presidente de la Generalitat. Los republicanos quieren pactar con JxCat un calendario electoral, pero los posconvergentes se resisten, desde la premisa de que quien tiene la potestad de activar el botón electoral lo hará cuando más le convenga a su partido. Y JxCat está a día de hoy bastante verde, sin candidato, con una guerra interna entre el PDECat y la Crida -entre la antigua Convergència y Carles Puigdemont- que nadie logra taponar y sin que las encuestas sean favorables.

«No seré candidato, así que no tengo ningún interés personal en las elecciones», afirmó Torra en la sesión de control a su Gobierno. «Pongo el país por delante de todo y ahora hay que salir de la crisis sanitaria. Cuando tengamos encarrilado esto -aseveró-, no dude de que llamaremos a los catalanes a las urnas».

ERC puede tocar a la puerta todas las veces que quiera pero Torra ya se lo ha dejado claro. «Ofrecí un acuerdo para ejercer el derecho a la autodeterminación», «yo sigo aquí», expresó el presidente cuestionando la autenticidad independentista de sus socios republicanos. «Mantengo la propuesta -insistió-.

Recuperando la idea de un nuevo 1-O, Torra anticipó que es partidario de la línea dura tras la sentencia del Supremo. Él mismo trasladó en una reunión de su Gobierno que estaba dispuesto a desobedecer la inhabilitación del alto tribunal. Como con la propuesta de un nuevo 1-O, se quedó solo. Torra puede convertirse en el primer presidente catalán inhabilitado en el ejercicio de su cargo.

Esta desobediencia no busca más que desgastar a su socio de Gobierno, que tiene aparcada la vía unilateral y aboga por mantener la colaboración y los puentes con el Ejecutivo de Sánchez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Quim Torra desafía a ERC con el plan de celebrar otro referendo