Sánchez rechaza especular sobre pactos, pero no cierra la puerta a nadie

El presidente afirma en una entrevista en TVE que el independentismo tiene «pavor» a dialogar y afirma que no comprende cómo hablan de cordón sanitario, en alusión a Ciudadanos, que ayer dejó claro que no pactará con el PSOE tras el 28A


madrid/ agencias

«¡Nunca ha habido un acuerdo con los independentistas!». «Nosotros no pactamos con ellos». Son afirmaciones lanzadas anoche en una entrevista en TVE por el presidente, Pedro Sánchez, quien claramente quiso desmarcarse de ERC y el PDECat para contrarrestar las acusaciones de que con sus acciones pone en peligro la unidad de España. Además de afirmar que su Gobierno ha hecho «más por la justicia social que en siete años», defendió la aprobación de 25 decretos leyes, y aseguró que si no sacaron adelante leyes como la de la eutanasia, la reforma de la ley mordaza y la derogación de la reforma laboral es porque «la Mesa del Congreso obstruyó ese debate».

A la cuestión de por qué no convocó antes elecciones, respondió: «Porque hemos gobernado». Explicó que le parece «peligroso» que le llamen «presidente okupa, ilegítimo [...], porque eso empobrece las instituciones».

Sobre posibles pactos, afirmó que no comprende cómo hablan de cordón sanitario, en alusión a Ciudadanos, que ayer mismo dejó claro que no pactará con el PSOE después de las elecciones del 28A. «Tienen una visión excluyente del sistema», dijo y se justificó: «Porque yo represento a millones de españoles». Rehusó especular sobre pactos poselectorales tras las generales, si bien no cierra la puerta a ninguna de las posibilidades que se puedan plantear tras contar los votos el 28 de abril.

Sánchez consideró que el 28 de abril «debería servir para unir a los españoles» y ha insistido en la necesidad de que los partidos sean capaces de hablar entre ellos. Y a la pregunta de si no se cierra a pactar con el independentismo del mismo modo que recibió su apoyo en la moción de censura, el jefe del Ejecutivo señaló que tampoco se cierra a hablar con Ciudadanos, Podemos o el PP «en múltiples cuestiones», porque lo que necesita el país es «unirse en torno a los grandes proyectos».

Sánchez volvió a explicar su decisión de adelantar los comicios por que sin Presupuestos propios no se puede gobernar y «lo más sensato» y «lo leal» es darles la voz a los españoles. El presidente del Gobierno se mostró confiado en que el PSOE será la primera fuerza política, pero insistió en la necesidad de conseguir más escaños que los actuales para poder sacar adelante sus proyectos con menos «obstruccionismo».

Y si vuelve a formar Gobierno, prometió que el Consejo de Ministros será «aún más abierto y con aportación de la sociedad civil y de referentes».

Sánchez volvió a defender su intento de diálogo con el independentismo y reprochó a PP y Ciudadanos que se hayan dedicado en este asunto a «desgastar al Estado». «Hay partidos que viven del agravio territorial, quieren un 155 perenne porque quieren enquistar el problema en Cataluña», ha dicho Sánchez, quien también ha lanzado un reproche al independentismo, al considerar que tiene «pavor a sentarse a dialogar».

Y de nuevo subrayó que el documento que le presentó el presidente de la Generalitat, Quim Torra, es «inasumible e inaceptable» por parte del Ejecutivo.

Horas antes, Pedro Sánchez había acudido a la reunión de la comisión ejecutiva federal del PSOE a ordenar una profunda renovación de las listas para las elecciones generales, pero también para las europeas, las dos que más dependen de los designios de la dirección del partido. El líder socialista quiere grupos parlamentarios afines y no, como ahora, con una mayoría de parlamentarios críticos o heredados de Alfredo Pérez Rubalcaba o José Luis Rodríguez Zapatero.

Dicho y hecho. El ministro y secretario de organización, José Luis Ábalos, anunció tras la reunión que habrá «mucha renovación» de caras. Tras el 28A, ya sea como presidente del Gobierno o como líder de la oposición, quiere contar con un ejército de fieles.

Listas afines

Y quiénes más leales que los ministros. Ábalos, que además de ser el número tres del partido preside la comisión de listas, subrayó que esa cercanía al presidente del Gobierno es «un buen aval» para ser candidato en las legislativas de abril. En el PSOE apuntan que solo Pedro Duque, Nadia Calviño y, quizá, Margarita Robles y Teresa Ribera no se plantean proseguir su carrera en los despachos políticos. La vicepresidenta, Carmen Calvo, según fuentes socialistas, encabezará la lista por Córdoba; Isabel Celaá, la de Álava; el propio Ábalos será el número uno por Sevilla; Magdalena Valerio, por Guadalajara; Dolores Delgado y Fernando Grande-Marlaska estarán en la lista de Madrid; Meritxell Batet liderará la de Barcelona; y María Jesús Montero, la de Sevilla.

Marlaska dijo que quiere «ayudar» en la próxima legislatura dentro «del proyecto ilusionante de Sánchez», mientras que Delgado señalaba que estaba «a disposición» del presidente del Gobierno porque llegó a la política «de su mano».

ERC da portazo a la lista unitaria que plantea la Crida de Puigdemont

Esquerra cerró ayer las puertas a una lista unitaria del independentismo para los comicios generales. «Estamos seguros de que cada uno con su candidatura, pero con unidad de acción, es como más avanzamos», afirmó la portavoz republicana, Marta Vilalta.

El secesionismo vuelve a tener un dilema. Hay quien cree que pueden sumar más escaños si cada una de las formaciones va por libre frente a quienes sostienen que con una lista única pueden obtener un mejor resultado. Esquerra considera que con una lista integrada con los antiguos convergentes se les escapan votos por el flanco izquierdo. La formación republicana, además, lleva tiempo con ganas de asestar una derrota a sus adversarios para convertirse en la fuerza hegemónica del soberanismo, y eso solo puede dirimirse en las urnas. El 28A es la primera cita. El partido de Oriol Junqueras considera que este es el momento propicio para vencer a los exconvergentes, que ni saben aún bajo qué fórmula concurrirán a las urnas.

La Crida, la marca de Carles Puigdemont, Quim Torra y Jordi Sànchez, lleva días lanzando llamadas a la unidad a ERC de cara al 28A y también pensando en los comicios europeos y locales de mayo. Pero este colectivo tiene una fuerte pugna interna entre el PDECat, JxCat y Puigdemont por imponer las listas y la estrategia. El expresidente no quiere que le vuelva a pasar que el grupo parlamentario del Congreso pacte el apoyo a la moción contra Rajoy sin su aval. El PDECat, por su parte, aboga por reeditar la fórmula de JxCat. Las encuestas son muy favorables para ERC.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Sánchez rechaza especular sobre pactos, pero no cierra la puerta a nadie