Torra, asediado por las protestas de los catalanes

Médicos de atención primaria y de la sanidad concertada, bomberos y profesores protagonizan huelgas contra la precariedad laboral, y los estudiantes, por las tasas universitarias

Decenas de bomberos denunciaron el deplorable estado de sus parques de trabajo
Decenas de bomberos denunciaron el deplorable estado de sus parques de trabajo

redacción / la voz

Del «España nos roba» de la época de Artur Mas a «Torra no gestiona». Es el resumen de la acción de la Administración catalana desde los recortes aplicados por el heredero de Pujol en el 2010 y que en ningún momento han sido motivo de preocupación del Gobierno catalán para subsanarlos, por estar centrado casi exclusivamente en la utopía de la independencia. Ahora, el presidente Quim Torra se enfrenta a la tensión de la calle con huelgas de profesionales de la sanidad y de la educación, de bomberos y de otros funcionarios que han visto recortados sus salarios y aumentado su trabajo, y ahora dicen basta. Pero también de universitarios que se quejan de que las tasas que tienen que pagar son las más altas del Estado.

Para hoy se espera un jueves negro con las reivindicaciones en la calle de varios colectivos, pues a las protestas se sumarán docentes de la enseñanza pública y funcionarios de la Generalitat a los que se les adeudan las pagas extras de años atrás. Pero ya ayer cientos de médicos de atención primaria y de la sanidad concertada, que llevan tres días de huelga, de bomberos y de universitarios se manifestaron ante las puertas del Parlamento catalán para protestar por su precaria situación. Los Mossos se vieron obligados a efectuar alguna carga. Uno de los bomberos fue identificado después de que un grupo rompiese el cordón policial, lanzase petardos y encendiese botes de humo. Los antidisturbios tuvieron que retroceder y las puertas del Parlamento fueron cerradas.

El diputado de la CUP Vidal Aragonès, abogado de profesión, aseguró que se estaba incurriendo en un incumplimiento de la ley porque «no se puede detener a una persona dentro del Parlamento sin autorización del presidente» de la Cámara. Otras fuentes aseguraron que el bombero le propinó una patada a un mosso.

Los médicos se han hecho oír en el Parlamento catalán
Los médicos se han hecho oír en el Parlamento catalán

Invierno caliente

Los bomberos no lograron hablar con el consejero de Interior, Miquel Buch, pero los sindicatos no ceden y afirman: «Nuestras movilizaciones irán creciendo. Si no nos reciben en el despacho, nos verán en las calles». Responsables sindicales de los bomberos aseguraron que «se presenta un invierno caliente y una primavera todavía más».

El Gobierno catalán utilizó la tensión social para defender sus presupuestos. El vicepresidente y consejero de Economía, Pere Aragonès, supeditó resolver parte de las reivindicaciones de los médicos catalanes a sacar adelante las cuentas. Habló de incorporar otros 200 facultativos, ampliar el tiempo mínimo de visita y dotar a la sanidad pública de 100 millones más. El colectivo exige un máximo de 28 pacientes al día (tienen 40) y 12 minutos para cada uno, frente a los seis de ahora. Pero Junts per Catalunya y ERC necesitan el apoyo de los comunes para aprobarlos y estos exigen que aumente el gasto en 1.700 millones de euros y se incremente el IRPF a las rentas que superen los 90.000 euros anuales, algo que ERC ve «con buenos ojos», aunque no así el PDECat, que lo tildó de línea roja.

Respuesta ciudadana a años de recortes

m. l.
Un sindicalista entrega una calabaza en la universidad en señal de suspendo durante la huelga
Un sindicalista entrega una calabaza en la universidad en señal de suspendo durante la huelga

Cataluña lidera el ránking de comunidades que más han recortado en sanidad desde el 2010, cuando en ese capítulo perdió 1.500 millones de euros, que fue parcheado en el 2017 con tan solo 70. Era cuestión de tiempo que los profesionales de la sanidad estallaran no solo por no haber recuperado el poder adquisitivo, sino también por la excesiva carga de trabajo que afrontan debido a la merma de la plantilla.

En educación, Cataluña está a la cola de la Unión Europea en inversiones. En la enseñanza obligatoria hay más alumnos en barracones que en el 2010 y el presupuesto para investigación se ha reducido casi a cero. La enseñanza universitaria sigue manteniéndose a día de hoy con 700 millones de euros, el mismo presupuesto que hace ocho años. Esto arrastra la falta de reposición de profesorado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Torra, asediado por las protestas de los catalanes