PP y Ciudadanos acusan a Sánchez de no haber arropado a Borrell

Rufián vuelve a llamar«hooligan» al ministro de Exteriores


madrid / la voz

Sigue coleando la bronca vivida este miércoles en el Congreso durante la sesión de control al Gobierno que acabó con la denuncia de Josep Borrell de haber recibido un escupitajo por parte del diputado de ERC Joan Salvador cuando abandonaba la Cámara en señal de solidaridad con su compañero Rufián, expulsado por la presidenta Ana Pastor tras sus continuas faltas de respeto al titular de Exteriores. Los partidos de la oposición consideran que el presidente del Gobierno está tan arrodillado ante los independentistas, con cuyos votos se ha instalado en el poder y de cuyos votos depende en buena parte su continuidad en la Moncloa, que ni siquiera ha sido capaz de salir en defensa de su ministro con la contundencia que requería el asunto.

Frankenstein, descontrolado

«Hay un ministro que le hace frente al independentismo. Parece que eso a Sánchez no le gusta demasiado, y quizá es porque la presidencia del Gobierno se la debe a Rufián», comentó este jueves el diputado popular Fernando Martínez Maillo a su llegada al Congreso, destacando el comportamiento de su grupo parlamentario, que ovacionó a Borrell tras su encontronazo con el portavoz adjunto de ERC.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, consideró este jueves que el «Gobierno Frankenstein» de Sánchez, nombre con el que lo bautizó Rajoy durante la moción de censura, «se le ha ido de las manos» al jefe del Ejecutivo. Rivera, que se refirió a la bronca del miércoles como «un espectáculo lamentable», exigió al presidente del Gobierno que rompa de una vez por todas con sus aliados y que vuelva al marco constitucional: «Que no se equivoque de aliados y de adversarios», afirmó, denunciando que parece encontrarse «más cómodo con los que escupen e insultan a tres millones de votantes que con quienes aplauden y defienden a Borrell».

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, logró que este jueves disminuyese el tono bronco que se había instalado en el Congreso tras sus conversaciones entre bambalinas con todos los actores implicados en el escándalo del miércoles. Pero aunque bajó el tono, todos siguen insistiendo en su mensaje. Rufián volvió a llamar este jueves hooligan a Borrell y Joan Salvador insiste en que el titular de Exteriores miente, y que jamás le ha escupido.

ERC abandona al Gobierno y permite otra reprobación a Dolores Delgado

Fran Balado
La ministra Delgado conversa con el portavoz de Podemos en el Congreso Rafael Mayoral durante un pleno celebrado este mes
La ministra Delgado conversa con el portavoz de Podemos en el Congreso Rafael Mayoral durante un pleno celebrado este mes

El PP pide la dimisión de la ministra al ser la más censurada por el Parlamento

Por la puerta de atrás, pero Dolores Delgado entró este jueves en la historia de la democracia española al convertirse en la ministra más cuestionada en las Cortes. En el Congreso acumula ya una reprobación y una petición de dimisión o cese, a las que hay que añadir la reprobación de la que fue objeto por parte del Senado. Y todo en solo cinco meses. La ministra de Justicia fue censurada por la Cámara Alta el pasado 25 de septiembre, cuando el PP hizo valer su mayoría absoluta en el Senado para denunciar el abandono al que sometió el Gobierno al magistrado del Supremo Pablo Llarena, indefenso ante una denuncia de Puigdemont en un tribunal belga.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

PP y Ciudadanos acusan a Sánchez de no haber arropado a Borrell