El triunfo de Casado entierra el marianismo

ESPAÑA

Casado saluda tras ser elegido presidente del PP en sustitución de Mariano Rajoy
Casado saluda tras ser elegido presidente del PP en sustitución de Mariano Rajoy PIERRE-PHILIPPE MARCOU | AFP

El PP apuesta por el giro a la derecha para rearmar ideológicamente el partido y recuperar sus valores mas tradicionales frente a la propuesta continuista y pragmática de Sáenz de Santamaría

22 jul 2018 . Actualizado a las 08:41 h.

El luto ha durado poco. Solo unas horas después de dedicar una jornada entera a agradecerle a Mariano Rajoy todo lo que ha hecho por el partido y de competir por el elogio más superlativo, el PP enterró ayer el marianismo. El congreso más incierto de la historia de los populares se resolvió con la victoria de Pablo Casado con un 57,2 % de los votos frente a un 42,8 % de Soraya Sáenz de Santamaría. Entre la continuidad de la política entendida como la pura gestión, que Rajoy llevaba catorce años practicando y que encarnaba la exvicepresidenta del Gobierno, o el retorno a un modelo de partido con fuerte componente ideológico que propugnaba el vicesecretario de comunicación, el partido apostó por el cambio y la renovación.

Una renovación singular, en todo caso, porque en buena medida representa también un retorno al pasado. Ninguno de los dos se pronunció explícitamente en público, pero nadie en el PP dudaba de que la candidata de Rajoy era su eterna segunda, mientras que el preferido de José María Aznar era quien fue su jefe de gabinete. Según esa tesis, el duelo póstumo entre ambos expresidentes lo ganó el hombre que ni siquiera asistió ayer al congreso. Entre otras razones, porque no había sido invitado.