Feijoo: «Si esto hubiese ocurrido en el 2020, probablemente me hubiese presentado»

El líder gallego no reveló su voto tras recibir ofertas de ambas candidaturas para incorporarse a la dirección del PP


madrid / la voz

Aliviado tras vivir las semanas más intensas de su carrera, Alberto Núñez Feijoo (Os Peares, 1961) se sienta con La Voz, pide un poco de agua e intenta hablar del futuro y del pasado reciente.

-¿Acabamos de asistir al entierro del marianismo?

-No, Rajoy ha convocado este congreso y ha sido neutral, pero Pablo Casado cometería un error si no lo mantiene como un referente del PP, porque no tenemos tantos. Al contrario, seguimos con el proyecto económico y social de los últimos años.

-¿Cuál debe de ser el papel de Rajoy como expresidente?

-Antes de votar le pedí a Rajoy que ponga el día para iniciar el curso político en Galicia. Tendré que volver a pedírselo porque será remiso, pero estoy convencido de que estará allí, y además seguiré contando con sus consejos y opiniones en privado, fuera de las cámaras y de los focos.

-Casado ha rogado que no se pregunte a nadie por su elección en la urna. En su caso, es obligado un último intento.

-Si he resistido durante un mes sin decirlo, voy a aguantar esta pregunta. Mi voto está entre otros tres mil, y por lo tanto es irrelevante.

-¿Pero se siente ganador?

-El que no se sienta ganador no respeta la democracia. Ha sido un congreso limpio, hemos sido responsables, elegantes y ha habido un resultado clarísimo, con más de diez puntos de diferencia. Si solo hubiese dos puntos entre uno y otro saldría preocupado, pero este es un resultado suficientemente claro.

-¿El PP se escora a la derecha?

-El partido ha decidido girar hacia la renovación. Casado tiene 37 años y por lo tanto hemos elegido un presidente para que dure.

-Pero Casado hace una reivindicación del legado de Aznar.

-Yo no he visto a Rajoy renunciar al legado de Aznar. Me sorprendería que Casado lo hiciese, al de Aznar o al del propio Mariano. El titular fácil puede ser la vuelta a la derecha, pero el real es que el relevo que ha realizado el partido es impecable. Yo, personalmente, no he girado hacia ningún lado. Estamos donde estábamos.

-El nuevo presidente le ha ofrecido ser lo que usted quiera en el PP: ¿va a atender esa oferta?

-Les dije a los gallegos en el 2016 que si me daban una mayoría absoluta cumpliría mi palabra, y es lo que estoy haciendo. Casado me ha pedido en la primera vuelta y hasta ayer mismo que esté más cerca de la sede central del partido, y yo se lo he agradecido porque no soy ningún soberbio, pero he tenido una oferta similar de Soraya Sáenz de Santamaría, y esa es una de las razones por las que me he mantenido bajo el paraguas de la imparcialidad. No es posible restañar rasguños del congreso desde una lista. Sin embargo, desde la neutralidad se puede ser más útil.

-¿Qué hubiese pasado si usted hubiese decidido dar el paso?

-No lo sé, eso ya pertenece al pasado. Mi decisión se basó en la coherencia y en los valores de la política. Si un presidente dice que va a finalizar su mandato, debe hacerlo. Yo creo que los gallegos no entenderían que un presidente de la Xunta se hubiera ido en trece días, que es el tiempo que tuvimos para decidir.

-¿Personalmente fueron las semanas más intensas que ha vivido?

-Sí, fueron semanas duras desde el punto de vista personal y emocional. Yo sabía que mi decisión no se iba a entender fuera de Galicia y era consciente de que no le iba a gustar a mucha gente que creía que debía intentarlo. Pero entre lo que opinaban los gallegos y los compañeros de partido, me quedé con los gallegos.

-¿Hay más motivos?

-Cuando esta mañana [por ayer] estaba en la cola para votar recibí tres fotos de mi hijo y... este es el motivo [las muestra orgulloso]. O uno de los motivos. Tener un hijo a mi edad pesa.

-¿Descarta intentar ser presidente de España?

-Voy a apoyar a Casado para que lo sea. ¿Que a mí me gusta la política? No tengan ninguna duda. Si todo esto en vez de suceder en el 2018 hubiese ocurrido en el 2020 probablemente me hubiese presentado para liderar el partido. Pero esto ocurrió cuando ocurrió, y uno no elige los hechos, los hechos condicionan lo que uno tiene que hacer. Creo que solo desde el desconocimiento de la importancia que tiene ser el presidente de la Xunta se le puede pedir a un gallego que abandone en trece días sus responsabilidades.

-¿Si el PP gana en el 2020, estaría dispuesto a entrar en ese Gobierno?

-Lo primero que tenemos que hacer es ganar para hablar del futuro. Un nuevo presidente no significa nada. Tenemos un nuevo proyecto y hemos salido mejor de lo que era previsible, por lo tanto, habrá tiempo para pensar.

«Casado sabe que contando con Galicia las cosas son más fáciles»

El PP de Casado tiene días por delante para restañar las heridas.

-¿Hay que reparar fisuras en Galicia?

-Mucha gente en los pasillos del congreso me ha agradecido la libertad de voto que dimos en Galicia. Tanto yo como el secretario xeral [Miguel Tellado] hemos sido respetuosos con todos los militantes, y nadie podrá decir que el congreso en Galicia no fue profundamente democrático.

-Pero algunos se pronunciaron y las diferencias afloraron.

-Antes de nada, quiero agradecerle a Tellado que haya renunciado a su puesto en la ejecutiva, en la que ya estaba. Al haber dos candidaturas y mantenerse neutral se quedó fuera, y yo creo que eso le honra. Alfonso Rueda, Diego Calvo y Ana Belén Vázquez decidieron apoyar a un candidato y no se lo puedo prohibir, en ningún caso. Un presidente provincial [Ourense] apoyó a otro, y la de Lugo no se pronunció en público. Lo importante es que el Gobierno gallego no ha sufrido ni un ápice en este mes. Hemos trabajado con normalidad, y al partido le toca ahora ajustar los calendarios pensando en las municipales.

-¿Satisfecho con la representación de Galicia?

-Es una representación contundente. Yo seguiré como miembro nato, igual que José Manuel Barreiro y Ana Pastor. Y entran Diego Calvo, Alfonso Rueda y Ana Belén Vázquez, además de los presidentes locales de Santiago y Vigo y Javier Dorado. Casado sabe que contando con Galicia las cosas son más fáciles, porque el partido se fundó allí, su antecesor es militante del PPdeG y nunca le hemos dado un problema al PP, al contrario. La lista ha respetado mucho a Galicia.

-¿Le desearía al PPdeG un congreso como este?

-Inevitablemente, será similar, porque todos los que tengan más de cien avales se pueden presentar.

El ensayo de las primarias deja al PP más dividido que nunca

G. Bareño

Casado retrasa el nuevo organigrama para intentar un acuerdo de unidad con Sáenz de Santamaría

¿Y ahora, qué? La inexperiencia del PP en la elección de su líder por el voto de la militancia se plasma en el temor a que tras una campaña tan reñida se produzca una ruptura que agrave la situación. De ahí que el primer objetivo de Pablo Casado sea conseguir la unidad. Su rival, Soraya Sáenz de Santamaría, no aclaró ayer si está dispuesta a aceptar la oferta de integrarse en el comité ejecutivo nacional del PP. Y, a la pregunta directa de si aceptaría ser secretaria general, respondió que ella no va a «aceptar nada» hasta que no se lo «propongan». La integración se antoja difícil, porque el triunfo de Casado se debe en buena parte al respaldo nítido que le ha brindado la ex secretaria general María Dolores de Cospedal, máxima rival de Sáenz de Santamaría, y a la que el nuevo líder está más obligado a corresponder.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Feijoo: «Si esto hubiese ocurrido en el 2020, probablemente me hubiese presentado»