Moody's enfría la esperanza de mejora de la nota de España

La agencia de calificación advierte del impacto que la tensión de Cataluña tiene en la deuda


madrid / la voz

Las agencias de calificación de riesgo siguen mirando con recelo la situación política de Cataluña, incluso después de que el Gobierno central haya restablecido la legalidad constitucional activando el artículo 155. Si hace un par de semanas fue Standard & Poor's (S&P) la que, en su última revisión, decidió no subirle la nota a España por el riesgo que para el crecimiento supone el conflicto soberanista catalán, ayer fue Moody's la que enfrió las esperanzas españolas de mejorar la calificación.

Su informe es contundente al asegurar que la escalada de la crisis constitucional «es negativa» tanto para España como para Cataluña, ya que es probable que las tensiones políticas y la incertidumbre asociada «dañen» la confianza en la economía y el gasto de los consumidores en la comunidad y en todo el país.

Moody’s recuerda que acaba de rebajar sus proyecciones de crecimiento económico para España hasta el 2,9 % este año y al 2,3 % en el 2018, en línea con la revisión realizada por el Ejecutivo, e insiste en que la «inestabilidad política» está teniendo un impacto negativo «similar» en Cataluña, donde se está retrayendo la inversión extranjera y comienza a resentirse el turismo, amén de la fuga de empresas, que ya va camino de los dos millares. «Este deterioro respalda nuestra decisión de reducir la evaluación crediticia de Cataluña», calificada como bono basura y con perspectiva negativa, apunta.

La agencia alerta de que la tensión, que puede incrementarse con el procesamiento de los exintegrantes del Gobierno catalán o la potencial desobediencia civil de los 200.000 trabajadores públicos de la comunidad, sería «negativa» para el perfil de crédito de ambas partes.

«Al menos por ahora, las crecientes tensiones contrarrestan el impacto favorable de una serie de acontecimientos positivos en el sector financiero y la economía de España», apunta Moody's. Considera que las consecuencias del conflicto serían «más graves» si empeorase el acceso del país a los mercados de deuda, algo de lo que ve «pocos indicios» en este momento, ya que la rentabilidad actual del bono a diez años es inferior a la que tenía antes de la celebración del referendo ilegal, el pasado 1 de octubre.

De hecho, la prima de riesgo (el diferencial con el bono alemán a diez años) cerró ayer en 110 puntos básicos, pese a que durante la sesión llegó a estar en su registro mínimo desde principios de septiembre, en 107 puntos. El interés del bono, en el 1,475 %, también rozó los mínimos de hace un mes.

Pese a lo anterior, los expertos consideran «vulnerable» la economía española por sus «significativas» necesidades de financiación exterior en un momento de incertidumbre.

En lo que respecta al Ibex, ayer cerró con una ligera caída del 0,16 %, después de haberse mantenido en verde durante casi toda la sesión para darse la vuelta por la tarde y acabar salvando la barrera de los 10.500 puntos. Los bancos catalanes, CaixaBank y Sabadell, se anotaron ganancias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Moody's enfría la esperanza de mejora de la nota de España