Un consorcio de empresas gallegas se lanza a la producción de respiradores

Manoli Sío Dopeso
M. SÍO DOPESO VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

Marcos Míguez

Los prototipos, de materiales de bajo coste, están listos para su fabricación en serie

25 mar 2020 . Actualizado a las 00:08 h.

Es tiempo de unir fuerzas y de actuar con rapidez. Si en Galicia se pueden fabricar coches autónomos, piezas de aviones o componentes tecnológicos de última generación, cómo no van a poder hacerse respiradores para los miles de personas que han caído enfermas de coronavirus.

«Vimos la necesidad enorme que hay de respiradores. Tenemos la tecnología, los materiales y la capacidad para fabricarlos en serie, y eso es lo que nos hemos propuesto», afirma Jacobo Penide, consejero delegado de Bionix, la firma tecnológica coruñesa especializada en el diseño de sistemas para el control de la trazabilidad de productos, que lidera un consorcio industrial improvisado para este fin, al que ya se han sumado seis empresas (Cinfo, Electrónica y Comunicaciones, 3Datlántico, Grupo Caamaño y Tatoo Contract), además del Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG) y el Clúster de Empresas de Automoción de Galicia (Ceaga).

«Somos un equipazo. Hemos conseguido un producto totalmente industrializable fabricado con materiales de bajo coste, muy elementales y muy accesibles», explica Jacobo Penide, que apunta como elemento importante el asesoramiento médico, por parte de personal anestesista, que han tenido para el desarrollo del prototipo.