Galicia conserva el bronce eólico

La comunidad se mantiene como tercera de España en capacidad de generación con molinos de viento tras la explosión de nuevas instalaciones renovables del 2019


redacción / la voz

España avanza a la velocidad del rayo por la autopista de la transición energética. El 2019 fue un año de récord histórico para el parque nacional de generación de electricidad, pues se incorporaron al club nada menos que 6.456 megavatios renovables (eólicos y fotovoltaicos, fundamentalmente), cuando en el 2018 fueron unos discretos 330. Traducido al castellano popular: el año pasado se dieron de alta 189 instalaciones nuevas de tecnologías limpias, de las cuales 86 fueron eólicas (2.319 megavatios) y 93 fotovoltaicas (3.975), según datos oficiales del operador del sistema eléctrico, Red Eléctrica de España (REE).

Pero, ¿cómo queda el mapa por comunidades? El de los molinos de viento, parecido, al menos el ránking de territorios con mayor potencia eólica instalada. Las cifras de REE confirman que Galicia conserva la medalla de bronce del podio nacional, pues es la tercera del país con más megavatios a merced del viento. Suma 3.803 y le pisa los talones a la segunda de la lista, Castilla-La Mancha, con 3.860; pero la líder nacional, Castilla y León, se escapa con 6.056.

Estas posiciones no han variado, aunque podían haberlo hecho en un año de explosión renovable. Sobre todo en Aragón, que, como era de prever, fue la comunidad con más potencia eólica de nueva construcción. Sumó mil megavatios más -tres veces más que Galicia- hasta alcanzar los 3.121, y se cuela en la quinta posición nacional, tras Andalucía (con 3.451).

De acuerdo con los datos de REE, la comunidad gallega incorporó 392 megavatios eólicos en el 2019, aunque el balance no es totalmente definitivo, pues la cifra que maneja la Xunta habla de 415 en 18 parques, o sea, 23 megavatios más de los anotados por el operador del sistema.

En todo caso, el 90 % de las instalaciones renovables de nueva construcción en toda España estaban obligadas a entrar en operación comercial el 31 de diciembre, pues eran beneficiarias de incentivos adjudicados en dos subastas en el 2017. Los promotores participantes en las pujas tienen garantizado un precio suelo por la venta de energía eléctrica a cambio de cumplir unos plazos. A modo de compromiso, las empresas debían depositar una fianza de 60.000 euros por megavatio adjudicado, que se perderían poco a poco si incumplían unos plazos intermedios.

De hecho, en las dos subastas celebradas hace tres años se adjudicaron incentivos para instalar 4.000 megavatios eólicos antes del 31 de diciembre del 2019, pero finalmente entraron en operación 2.319, según el balance de REE. De este modo, no llegaron a tiempo unos 1.700, el 42 %, que se quedaron sin avales que suman 100 millones de euros.

Entre las que no lo consiguieron están las gallegas Greenalia y Fergo, que se adjudicaron 133 y 24 megavatios, respectivamente, en la puja de julio del 2014. La primera sí logró construir y operar en plazo (lo anunció el 30 de diciembre) un parque eólico (el de Miñón, en Vimianzo), de 24 megavatios. Fuentes de Greenalia confirmaron que los restantes 109 megavatios (cuatro parques más) se encuentran en fase de desarrollo, aunque la compañía gallega ha perdido los beneficios de la subasta y tendrá que vender la electricidad a precio de mercado, sin un suelo garantizado.

Un parque paralizado

El problema de Fergo Galicia Vento es otro. Su proyecto en O Iribio, zona Red Natura, entre los concellos lucenses de Samos y Triacastela, está paralizado desde octubre. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha dejado en suspenso cautelarmente la autorización de la Xunta, porque el informe ambiental que lo avalaba había sido aprobado 15 años atrás. Hay que actualizarlo.

Explosión fotovoltaica

La tecnología solar fotovoltaica ha sido la verdadera estrella del 2019, pues acaparó el 62 % de la nueva potencia renovable instalada. Las comunidades de Andalucía, Castilla-La Mancha y Aragón concentraron buena parte de los megavatios de estreno. En este tipo de tecnología, Galicia pinta más bien poco. En el 2019 se incorporó al parque de generación un solo megavatio, con el que la comunidad suma un total de 18, de acuerdo con los datos oficiales de REE. En agosto pasado entró en operación el parque fotovoltaico de Vilardevós (Ourense), de 1,5 megavatios y 4.500 módulos, el mayor de Galicia. Sus promotores, Fernando Pereira, entre ellos, están tramitando ya una ampliación para contar con otro megavatio más. La inversión rondaría entre 700.000 y 800.000 euros, detalló Pereira.

J. Manuel Pazo: «Sin canon habría más parques en territorio gallego»

F. Fernández

El presidente de EGA sostiene que son necesarias nuevas subastas de renovables

José Manuel Pazo preside la Asociación Eólica de Galicia. Demanda que la comunidad mantenga el ritmo de instalar entre 400 y 500 megavatios nuevos anuales durante los próximos diez años, de modo que se duplique la capacidad actual.

 

-Pero ¿hay Galicia suficiente para instalar tantos parques?

-La hay, pero los nuevos parques se notarán menos porque están compuestos por menos máquinas que los antiguos y más potentes. Pero antes es necesaria una nueva planificación con más puntos de acceso y conexión; los actuales serán insuficientes dentro de diez años. Estamos pendientes de que el Ministerio para la Transición Ecológica nos envíe la planificación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Galicia conserva el bronce eólico