La oferta de empleos técnicos favorece el retorno de la emigración gallega de la crisis

Gabriel Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

GUSTAVO RIVAS

La menor competitividad salarial de las empresas gallegas se compensa con más flexibilidad laboral

24 mar 2019 . Actualizado a las 12:22 h.

Aunque las grandes cifras invitan a matizar el optimismo -la tasa de paro sobrepasa aún el 12 % y hay casi 150.000 gallegos que siguen buscando, sin éxito, un puesto de trabajo-, el mercado laboral gallego encadena ya cinco años consecutivos de recuperación. Y el pronóstico de las empresas de colocación es que, pese a los tambores de la desaceleración económica, en este 2019 continuará la racha. Tan seguros están de que la recuperación no descarrilará que apuntan incluso los sectores que más mano de obra demandarán en los próximos meses.

Las industrias de la alimentación y la automoción serán, por su peso en la economía gallega, los grandes motores del empleo en la comunidad. Así lo apunta la consultora de recursos Randstad, una de las multinacionales del sector, que recuerda que el fuerte incremento de las exportaciones agroalimentarias en la región, que se han duplicado en apenas un lustro, ha provocado que las empresas busquen perfiles de comercio exterior, ADE, publicidad y márketing. Todo eso, con el inglés como requisito imprescindible para los candidatos.

Pero no será tan fácil dar con los profesionales adecuados. Y es que, remarca la firma, «uno de los mayores retos con los que se encontrarán las empresas gallegas en los próximos meses será la falta de perfiles especializados», destacando las dificultades que detectan para cubrir vacantes en puestos muy técnicos.