El pequeño comercio dice «¡basta!»

Parte del sector, que aboga por ordenar las rebajas, se descuelga y elude descuentos en el Black Friday


redacción / la voz

El cierre constante de establecimientos que desangra al comercio minorista no logra taponarse. Los últimos datos sobre la evolución del sector vuelven a confirmar el roto que hay en el comercio de proximidad: en lo que va de año, en Galicia, más de 600 tiendas han bajado la persiana, según los últimos datos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), recogidos de la Seguridad Social. Quienes las regían se han visto superados por una situación que les ha impedido competir en medio de un escenario de fuerte rivalidad que ejerce la gran distribución y especialmente las ventas por Internet. Y esta semana han lanzado una llamada de auxilio desde los escaparates de sus negocios en una decena de villas gallegas, e incluso con apagones para demostrar que las calles, sin ellos, se quedan vacías.

Réquiem por el pequeño comercio Respaldo unánime a la campaña impulsada por las asociaciones de empresarios de la comarca para concienciar sobre la importancia que tiene el sector.

Los pequeños empresarios han dicho así «basta», asfixiados por la competencia que ejercen los gigantes del comercio electrónico. Se niegan a reproducir en sus tiendas las grandes campañas de descuentos como antelación a la Navidad. Sencillamente, por que es la liberalización de los períodos de rebajas, en vigor desde los últimos seis años, los que han contribuido en buena parte a erosionar sus cuentas.

Precisamente, la necesidad de restablecer una política ordenada de rebajas y promociones constituye una de las demandas de asociaciones de comercio de todo el país, como recuerda la federación gallega que preside José María Seijas. De ahí que muchos establecimientos hayan decidido obviar la campaña de descuentos del Black Friday que muchos gigantes del comercio electrónico ya han anticipado incluso antes de que llegue ese viernes de finales de noviembre.

Es una decisión arriesgada si se tiene en cuenta el volumen de ventas que se mueve esos días. Los comercios apelan a la proximidad, a su vinculación a sus entornos, frente a los grandes que venden por la Red, con fuertes descuentos, pero márgenes mucho mayores.

Las ventas por Internet han crecido en solo un año más de un 25 % hasta superar los 30.000 millones de euros, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. El comercio minorista también crece, sí, pero un tímido 1,2 %, y la mitad que un año antes. Pero la cifra de negocio del sector comercial sigue teniendo un considerable peso en la economía: 724.594 millones de euros mueve al año, según el último informe del INE del pasado.

Sin embargo, el sombrío escenario del sector ha empujado a las administraciones a intervenir. El Ministerio de Industria y Comercio acaba de crear, hace poco más de un mes, el denominado Observatorio del Comercio 4.0, con una amplia representación del sector para evaluar las medidas que reactiven su pervivencia.

La Xunta responde que está apoyando la modernización y la la competitividad del comercio minorista con un plan de impulso que incluye, principalmente, su digitalización. En lo que va de año, destinó 2,3 millones en centros comerciales abiertos, movilizó 4 más en nuevas tecnologías y apoyo más de 300 actuaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

El pequeño comercio dice «¡basta!»