Telefónica elige Galicia para instalar su centro mundial de ciberseguridad

Diseñará servicios para 350 millones de clientes y superará los 100 millones de negocio


redacción / la voz

En plena cuarta revolución industrial, con las empresas plenamente informatizadas y conectadas, la protección de datos ya es el sector que más crece en el mundo. Solo en España, el gasto en el blindaje de los departamentos de sistemas de las empresas en el 2016 rebasó los 700 millones, y se estima que en el 2019 supere los 1.000 millones, según el último informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

La ciberseguridad es un negocio estratégico para cualquier país, y Galicia está a punto de convertirse en un referente mundial en el desarrollo y comercialización de soluciones a medida del cliente.

Esa será la misión del centro de I+D de ciberseguridad de Telefónica, una unidad de investigación y negocio de ámbito mundial, que la compañía española ha decidido situar en Galicia. ¿Por qué en la comunidad gallega? Porque es aquí, concretamente en Vigo, en donde está Gradiant, su socio estratégico en este proyecto, el mayor centro TIC de I+D+i de España especializado en la materia.

La decisión empresarial está tomada, según fuentes de la multinacional española conocedoras del proyecto, que está en manos de la Administración gallega, en donde se estaría ultimando el apoyo económico necesario.

No será mucho, porque ambos socios, Telefónica, a través de su unidad de ciberseguridad Eleven Paths; y Gradiant aportarán 2 millones de euros de inversión inicial y la creación de 20 puestos de trabajo de alta cualificación que se encargarán del desarrollo de aplicaciones y tecnologías para los demandantes de estos servicios, que no serán pocos. Telefónica tiene 350 millones de clientes en 17 países (Movistar, O2 y Vivo).

Gradiant evita hacer cualquier comentario al respecto. Ni siquiera lo confirma por motivos de confidencialidad. Pero algunas fuentes que han visto el proyecto que ha llegado a la Xunta avanzan que el centro, denominado Irmás (Information Rights Management Advanced Systems), según consta en el documento presentado, tendrá dos centros de trabajo en Galicia, uno en A Coruña, en donde está la sede de Telefónica; y la otra en Gradiant, en el campus de Vigo.

Desde el entorno de la operadora dicen que aún es pronto para hacer estimación de ingresos, aunque la cifra puede rondar entre 100 y 150 millones para ambos socios, siempre que se generen soluciones comercializables.

Según el proyecto, que examina con todo detalle la Xunta, Gradiant otorga licencia de comercialización a Telefónica, a cambio de un porcentaje de entre el 10 y el 20 % de cada proyecto. Estas proporciones variarán en función del precio de cada producto desarrollado.

Soluciones avanzadas para la protección de datos de la nueva industria 4.0

Las empresas españolas sufrieron el año pasado 115.000 ciberataques. Hasta septiembre del 2017 estas agresiones ya ascienden a 70.000, según el Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad e Industria (CERTSI). Las cifras se disparan en el contexto internacional, en donde se demandan soluciones cada vez más avanzadas porque los piratas no duermen. De ahí que las posibilidades de negocio del centro de ciberseguridad de Telefónica en Galicia sean realmente importantes.

La misión de Gradiant será proporcionar a la compañía española soluciones que van desde la creación de nuevos sistemas para la industria 4.0 (protección del conocimiento, procesos y productos; accesos seguros a documentos y ficheros para proveedores, distribuidores y clientes). Pero también busca su implicación en Galicia, mediante la asociación y apoyo al tejido empresarial gallego y centros educativos de Galicia.

Para la multinacional española la creación de este centro es una decisión estratégica. Telefónica cerró el 2016 con unos ingresos en el área de seguridad de 341 millones, un 22,7 % más que en el 2015. La ciberseguridad supuso el 7 % del total del área digital de la empresa. En el primer trimestre de este año, aumentaron un 1,7 % hasta los 80 millones. Durante ese período, amplió las alianzas en el área de empresas, con grupos como Palo Alto, Fortinet, McAfee y Subex.

Telefónica es uno de los patronos fundadores de Gradiant y con el que ya ha contratado y participado en importantes proyectos de innovación.

«Las empresas tardan 250 días en detectar que han sufrido un ataque»

m. s. d.

Pablo de San Emeterio es ingeniero, profesor y embajador de Eleven Paths

Eleven Paths es la filial de ciberseguridad de Telefónica. Es la que más crece (30 % anual) del grupo. En el 2016 facturó más de 400 millones y este año los superará con creces. En estos momentos solo tiene un pequeño laboratorio de I+D+i en Málaga, con cinco profesionales (hackers fichados para desarrollar seguridad).

Pablo San Emeterio, ingeniero informático, profesor del título propio de Especialista en Seguridad Informática y de la Información de la Universidad de Castilla-La Mancha, desarrolla en Eleven Paths un doble rol: por un lado, embajador jefe de seguridad (CSA) y, por otro, trabaja como analista de innovación, investigando y desarrollando nuevas soluciones de seguridad. Eso lo situará en breve en el centro de ciberseguridad de Telefónica y Gradiant, pero el ingeniero evita avanzar proyectos que asegura desconocer hasta la fecha.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
49 votos
Comentarios

Telefónica elige Galicia para instalar su centro mundial de ciberseguridad