Abanca pagará por primera vez en acciones a directivos y consejeros a partir del próximo año

Rubén Santamarta Vicente
Rubén Santamarta REDACCIÓN

ECONOMÍA

CESAR QUIAN

Propone a la junta de este lunes elevar hasta un 200 % la parte variable sobre el salario fijo, y renueva a KPMG como auditora

23 jun 2017 . Actualizado a las 12:21 h.

La junta de accionistas que Abanca celebrará este lunes por la mañana en la sede coruñesa de Afundación incluye novedades significativas. La más inmediata, la propuesta de renovación por otros tres años de KPMG como empresa que auditará las cuentas de la entidad; es la firma que se encarga de revisar los números de todo el grupo Banesco, también propiedad de Juan Carlos Escotet (el dueño de Abanca). 

La otra novedad tiene que ver con el sistema de retribuciones para consejeros y directivos. El banco propondrá a la junta (donde el 86 % del capital lo representa Escotet, a través de Abanca Holding) un sistema de pago en acciones. Es la primera vez que se articula esta solución para cargos clave del grupo, con responsabilidades de gestión muy elevadas; es una solución que, en cambio, se da con frecuencia en otras instituciones bancarias, grandes y medianas.

El plan que establece el banco contempla que a partir de enero del 2018 se pueda proceder a ese sistema de pago, dentro del llamado Plan 300, en homenaje a los 300 años que cumple el Banco Etcheverría, uno de los que dieron origen a la actual Abanca (los otros son las antiguas cajas gallegas). Los directivos que reciban las acciones no podrán venderlas hasta que transcurran entre cuatro y cinco años. Abanca estima que, como máximo, serán 50 altos cargos los beneficiados, y no podrán controlar más de 4 millones de acciones; es poco teniendo en cuenta que el banco tiene 2.453 millones de títulos. Apenas controlarán el 0,16 % del capital social, se lee en los documentos entregados para la junta.