Las granjas gallegas venden sus vacas para no pagar la supertasa

En un mes, los establos se han deshecho de más de un millar y medio de reses

Hasta los cálculos más optimistas dan por hecho que la mayoría de los productores gallegos se excederá de su cuota.
Hasta los cálculos más optimistas dan por hecho que la mayoría de los productores gallegos se excederá de su cuota.

redacción / la voz

La supertasa láctea es, a día de hoy la principal preocupación de los ganaderos gallegos. Esta sanción de 27,83 céntimos por cada kilo de leche producida por encima de la cuota individual de la que dispone cada granja -siempre y cuando se supere la cifra total asignada a España- está provocando que la mayoría de explotaciones opten por tomar medidas contundentes con el fin de ajustar su volumen de materia prima al cupo del que disponen.

Una de ellas apunta a la reducción de la cabaña ganadera. La máxima de a menos vacas, menos producción, ha provocado que, durante el último mes, las granjas se hayan desecho de más de 1.500 reses, tal y como apuntan los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama). «É unha situación dura pero máis dura pode ser a multa se ao final nos pasamos da cota», resumía uno de los socios de una cooperativa de Mazaricos días después de llevar quince animales rumbo al matadero. De idéntica opinión es el responsable de una ganadería con 60 vacas en ordeño en el municipio lucense de Guntín que cree, sin embargo, que recuperar los animales ahora vendidos supondrá un coste importante para las granjas. «Primeiro esforzámonos en criar becerras para seguir medrando e agora dámonos conta de que nos sobran vacas», lamenta.

Galicia tenía a finales del mes pasado un total de 347.727 reses adultas, 4.000 menos que durante el mismo período del año pasado.

De forma paralela a esta reducción de animales, el temor a la supertasa también está provocando un cambio en el sistema de manejo y alimentación de los rebaños. Muchos productores, tal y como reconocen desde la dirección técnica de Africor-Coruña, están tratando a los animales para que dejen de dar leche cuando están en el cuarto o quinto mes de gestación, cuando lo normal es hacerlo a los siete.

Menos alimento

Otros inciden en la alimentación reduciendo los kilos de pienso que sirven en la ración diaria de las vacas e incluso algunas optan por aprovechar parte de la producción para alimentar a los terneros a los que, habitualmente, se les sirve leche maternizada en polvo. «Hai explotacións con un desfase importante entre a cota e a produción e, loxicamente, están tomando as medidas oportunas para evitar unha multa que, de existir, pode levar á ruína a moitos gandeiros», reconoce José Moreira Pardiñas, responsable técnico del Control Lechero coruñés.

Ante este panorama, no resulta difícil entender cómo la desesperación de muchos productores para hacerse con mayor cupo de producción está disparando los precios de los alquileres por encima de los 6 céntimos por kilo, cuando en años precedentes llegaba incluso a regalarse. En este sentido, muchos productores no dudan incluso en desplazarse a cualquier punto del país donde sepan que puede haber un litro de cuota que poder alquilar y cubrirse las espaldas ante una posible multa.

Dan por hecho el exceso

Las últimas previsiones del Agricultura apuntan a que Galicia producirá 300 millones de kilos más de lo permitido y que el 60 % de los ganaderos gallegos excederá su cuota. Otros estudios son más optimistas en sus cifras, si bien recogen también la posibilidad de que exista multa al final de la campaña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Las granjas gallegas venden sus vacas para no pagar la supertasa