La pesadilla de los evasores teme ahora por su integridad

Hervé Falciani, que posee datos de miles de cuentas secretas en Suiza, será excarcelado de forma inminente


Redacción / La Voz

Hervé Daniel Marcel Falciani, el informático franco-italiano preso en España desde hace más de cinco meses por haber copiado los datos de 130.000 clientes del primer banco privado del mundo (el británico HSBC), está a punto de recobrar la libertad. Lo hará tras la petición en tal sentido formulada el pasado miércoles por la Fiscalía de la Audiencia Nacional a la sección segunda de la sala de lo penal, al evacuar el preceptivo informe en su pieza de situación personal, en tanto no se resuelve sobre la solicitud de extradición formulada por Suiza.

La decisión de la Fiscalía, que avala la solicitud formulada con anterioridad en el mismo sentido por su defensa, no incluye una petición de protección para Falciani, que teme por su integridad física una vez que salga a la calle. De ser un simple empleado a ser una de las personas más señaladas. Y es que este hombre se ha convertido en la gran pesadilla de numerosos evasores fiscales, máxime después de que hubiese hecho saber a las autoridades españolas que está en condiciones de facilitar a la Agencia Tributaria nuevos datos de miles de sociedades españolas que llevaron su dinero a cuentas secretas en el HSBC en Suiza, a cambio de que se le garantice que no será extraditado.

El principal argumento de la Fiscalía para pedir su excarcelación es que «se ha dado inicio a la acreditación de que el reclamado ha colaborado y sigue colaborando con las autoridades de diversos estados de la Unión Europea, tanto en investigaciones financieras como tributarias, de blanqueo de capitales, financiación de terrorismo y corrupción».

Las exigencias del ministerio público para la libertad provisional se limitan a la obligación de comparecer cada tres días en el juzgado más próximo a su residencia, la prohibición de abandonar el territorio nacional con retirada del pasaporte, el establecimiento de un domicilio permanente en España y la obligación de comunicar cualquier cambio de residencia, facilitando un teléfono de permanente localización.

Las autoridades españolas siguen sin responder ni oficial ni oficiosamente a su oferta de colaboración. Fuentes jurídicas precisaron que el Gobierno solo tendrá opción a intervenir en la concesión o no de la extradición en caso de que la decisión judicial fuese favorable a la misma.

Si fuese contraria, que en principio parece lo más probable, quedaría expedita la vía para que el Ejecutivo español accediese a las pretensiones de las autoridades norteamericanas, que le han ofertado el estatus de testigo protegido a cambio de los datos de unos 3.000 evasores fiscales de su país.

Ayer el grupo de UPyD en el Congreso remitió una pregunta escrita al Gobierno interesándose por saber si aceptará el ofrecimiento de colaboración de Hervé Falciani para destapar casos de fraude fiscal y evasión de impuestos, así como por las acciones que ya se han emprendido para acceder a esa información. Su petición llega después de que esta semana el ministro Montoro se mostrara dispuesto a cambiar la ley para publicar la lista con los mayores defraudadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

La pesadilla de los evasores teme ahora por su integridad