Blanco pide que Galicia no se mire el ombligo con las cajas

Las presiones políticas obligan a Salgado a flexibilizar las exigencias de solvencia para aprobar su decreto el viernes


La voz / redacción

Las críticas de la CECA, la patronal de cajas, pero sobre todo la presión política del PP y de CiU, que en los últimos días anunciaron su rechazo a la reforma del sector financiero que plantea el Gobierno, tensionaron ayer las negociaciones y a sus protagonistas. En Galicia, el ministro de Fomento esquivó hasta en tres ocasiones las reiteradas preguntas de los periodistas sobre el futuro de Novacaixagalicia. Al final, José Blanco recomendó a los gallegos «que no se miren el ombligo» a la hora de pensar en la caja futura: «Galicia crece cuando mira hacia fuera, y solo empequeñece cuando se mira al ombligo», repitió en el Club Financiero de Vigo, ante un foro de empresarios en el que se encontraba Julio Fernández Gayoso, copresidente de Novacaixagalicia. El titular de Fomento pidió «más decisiones y menos declaraciones» en este espinoso asunto y recomendó «pensar más en las empresas y en las familias y menos en el control político de las cajas», en alusión al convencimiento de que la reforma «mejorará el crédito» y relajará la tensión de los mercados con España. El ministro, junto con otros dirigentes del PSdeG, se reunió en privado durante algunos minutos con Fernández Gayoso, quien manifestó su «confianza» en que Economía «ablande» sus exigencias en las próximas horas. Hoy será un día crucial. La CECA reunirá a mediodía a su asamblea y la vicepresidenta Elena Salgado hablará por la mañana en el Congreso. Ayer, la propia Salgado se vio obligada a filtrar algunas de las que podrían ser sus «concesiones», después de mantener conversaciones con portavoces del PP en las que el principal grupo de la oposición reiteró que no prestará su apoyo al proyecto del Gobierno si no hay cambios. La ministra desveló que permitirá a las cajas computar como capital principal el crédito fiscal (dinero pendiente de devolución por parte de Hacienda, derivado de la actualización de balances en las fusiones). En el caso de Novacaixagalicia la cifra supera los 900 millones, pero la caja entiende que esa cantidad no sumará, sino que dejará de restarle core capital a las entidades, como sugiere Basilea III.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Blanco pide que Galicia no se mire el ombligo con las cajas