Los ganaderos dejan los tractores en Santiago hasta que se firme el pacto

ECONOMÍA

El sector volverá a movilizarse si se incumple el acuerdo alcanzado entre Gobierno, industrias y distribución

17 jul 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

El acuerdo alcanzado por el Gobierno central y las industrias y la distribución para impulsar precios mínimos mediante contrato homologado y para dejar de abaratar la leche al consumidor ha contribuido a apaciguar los ánimos de los productores, pero no ha generado un efecto plenamente desmovilizador. Los miles de ganaderos que permanecen en Santiago y las organizaciones que los representan anunciaron ayer que, en principio, mantendrán unos 2.500 tractores en la capital gallega hasta que se firme el pacto para atajar la crisis láctea. La reunión para rubricar el acuerdo está prevista para el próximo lunes en el Ministerio de Medio Rural. La decisión de mantener los vehículos agrícolas aparcados en el recinto ferial de Amio está pendiente de una reunión que mantendrán hoy Unións Agrarias (UU.?AA.), Xóvenes Agricultores (XX.?AA.) y el Sindicato Labrego (SLG) -convocantes de las tractoradas-, y a la que está previsto que asistan también miembros de Ganaderos Unidos, que han llevado sus tractores también hasta Compostela.

La plena desmovilización de los productores no solo está vinculada a la firma del acuerdo, sino a que este se concrete un poco más. La propia Carmen Freire, secretaria xeral del SLG, valoró positivamente el avance que supone lo hablado en Madrid, aunque todavía haya mucha indefinición. Y Francisco Bello, de XX.??AA., y Roberto García, de UU.??AA., recordaron que es la primera vez que se rubrica un pacto de estas características, con el ministerio como garante.

Multitudinaria protesta

En medio de un clima mucho menos tenso que en la jornada del miércoles y bajo la intimidadora presencia de los antidisturbios, unos 2.500 ganaderos desfilaron ayer en manifestación desde el recinto de Amio hasta la sede central de la Xunta, en San Caetano. La marcha estuvo encabezada por tres niñas -Alba, Sheila y Paula, hijas de ganaderos de Vedra, A Estrada y Forcarei-, que portaban una pancarta que rezaba: «Queremos vivir do campo, somos fillas de agricultores». Finalizada la protesta, las tres leyeron ante los ganaderos unas cartas, que luego le entregaron al conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez.