El sueño dinamizador de Entropía

rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

DEZA

E CUIÑA

El colectivo ha logrado la cesión de dos casas en Oca para crear un centro de animación rural, intercambio de saberes y contacto intergeneracional

11 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En la aldea de Abelao, en la parroquia estradense de Oca, un grupo de jóvenes trabajan incansables desde hace un par de meses para hacer realidad un sueño colectivo. Quieren insuflar vida al rural, fomentar la conexión intergeneracional y potenciar el aprendizaje colaborativo. El reto no es poca cosa, pero el proyecto ha arrancado con buen pie y camina con paso decidido.

El alma mater es Noa Devesa Rodríguez, una educadora social natural de Cruces decidida a embarcarse en algún proyecto social. «De entrada buscaba sumarme a algún proxecto xa iniciado. Buscaba algunha ecoaldea para poder traballar e vivir alí, pero coa crise sanitaria non podía ir moi lonxe. Ademais teño dous fillos pequenos e tampouco era cousa de irse así a lo loco, así que busquei en Milanuncios e atopei un anuncio de cesión de dúas casas abandonadas en Oca para algún proxecto de dinamización do rural», explica.

Aquello encajaba justamente con lo que Noa y su amiga Ana López -otra educadora social de Verín- habían imaginado tantas veces en su época de estudiantes. «Todo xurdiu desa oportunidade. Xuntámonos eu, Ana e Raquel Bibián, unha fotógrafa de Silleda, e decidimos crear a asociación Entropía para conseguir a cesión das casas e desenvolver o noso proxecto. Desde o primeiro momento contamos ademais coa axuda do meu irmán Xabier», explica Noa. «O que buscamos é recuperar o patrimonio e as tradicións, dinamizar o medio rural e crear un espazo de intercambio de saberes», explica.

La pandemia se lo puso complicado. Los cierres perimetrales y las limitaciones de reuniones de no convivientes impidieron avanzar lo que les gustaría en el acondicionamiento de la propiedad, que consta de dos casas abandonadas en una finca de casi dos hectáreas.

Un proyecto colectivo

«Contamos só co noso traballo, así que aínda está case todo por facer. E peor agora que nos roubaron a desbrozadora, que era prestada, e temos que xuntar cartos para devolvela. Temos un grupo de WhatsApp no que somos uns setenta e cada un colabora no que pode, pero estamos abertos a novas colaboracións. Isto non é un proxecto noso, é un proxecto colectivo no que cada un pode aportar o que sabe», explica Noa.

En la casa más grande, Entropía tiene previsto crear un centro social rural para organizar actividades de dinamización para todas las edades. Por la mañana podrían ser talleres de gimnasia o memoria para adultos y por la tarde se ha pensado en una Eirateca, una especie de ludoteca en la eira para niños que ayude a conciliar a las familias. Los fines de semana se programarían actividades para la juventud. «Queremos que haxa un fluxo de persoas e un intercambio xeracional. O que chega como alumno tal vez teña algo que ensinar: como calcetar, como facer licor café... Cousas de sempre pero que agora non están pasando de xeración en xeración», explica Noa.

En la casa pequeña, a Noa le encantaría poder crear una casa de acogida para mujeres en riesgo de exclusión. «Temos o cole de Oca a 600 metros e coa Eirateca polas tardes poderiamos ofrecer apoio para que as nais puideran acadar a independencia económica, xa que a dependencia moitas veces leva á muller a sufrir violencias durante anos. Incluso se pode cultivar unha horta para ter alimento... É un soño, pero hai que remar cara el», dice.

La asociación se presentará con la celebración de Os Maios el próximo 1 de mayo. Habrá mercadillo de artesanía, comida vegana y foliada al aire libre.