Los Mouriño van a la cárcel

El matrimonio de Lalín ingresó en A Lama para cumplir una pena de 58 años cada uno tras inadmitir el Supremo a trámite su recurso


Lalín

Condenados a 58 años de cárcel cada uno por el asesinato de su hija, la muerte de un ex trabajador de la familia y el incendio de su casa hace diez meses, José Mouriño y Carmen Reboredo están ya en la cárcel. El matrimonio de Lalín fue traslado a la prisión de A Lama. La orden partió de la sección segunda de la Audiencia provincial de Pontevedra después de recibir un escrito de Tribunal Supremo en el que se les comunicaba de que no fue admitido a trámite el recurso de casación presentado por la pareja.

Precisamente la espera de ese recurso era lo único que les permitía continuar en libertad. Pero su inadmisión ya no ponía impedimento para que la sentencia dictada por la Audiencia fuese firme y la orden para cumplir la pena no se hizo esperar. El secretario de la Audiencia explicaba ayer que recibió el escrito del Supremo el martes y de forma inmediata dictó la orden de detención del matrimonio. A las dos de la tarde de ese día José Mouriño paseaba aún por el centro de Lalín.

Unas horas más tarde, los agentes de la Guardia Civil se desplazaron a su domicilio para detener a la pareja por orden judicial y trasladarla a las dependencias del cuartel donde aguardaron la llegada de un furgón que les trasladó ya a la prisión de A Lama.

Esa noche durmieron ya en la cárcel y empezaron a cumplir la larga condena dictada por la Audiencia. Ayer el abogado de Mouriño, el santiagués José Manuel Lago, rehusaba hacer ningún tipo de declaración sobre el caso hasta no hablar con su cliente. El mismo silencio expresaban desde el despacho vigués Calixto Escariz que representa a Carmen Reboredo. Desde la Audiencia se confirmó que primero fue la orden de ingreso en prisión y ayer estaba previsto que se comunicase a los abogados de la pareja la orden por lo que la detención debió pillar totalmente por sorpresa al matrimonio. Desde el juicio, celebrado el pasado 26 de noviembre, el matrimonio residía en Lalín y casi a diario se les podía ver por la calle realizando actividades cotidianas.

Tras la condena de 56 años de cárcel cada uno, sus abogados consiguieron que la pareja no entrara en prisión hasta que se resolviera el recurso de casación. Esta petición les casi diez meses de libertad extra, pese a lo abultado de la pena. Durante ese tiempo, José Mouriño y Carmen Reboredo tenían la obligación de comparecer todos los días dos veces en el cuartel de la Guardia Civil de Lalín. Y lo hacían de forma tranquila, con puntualidad británica y sin fallar nunca a las doce del mediodía y a las seis de la tarde de cada día.

Cuatro años tras el suceso

Pasaron cerca de cuatro años de un suceso que conmocionó a España. La pareja fue rescatada de una fosa de purín el 29 de octubre del 2010 después de horas de búsqueda. Antes de eso Bomberos y Protección Civil, que acudieron a apagar el incendio de su casa, encontraron en su cama muerta a mazazos a su hija de 22 años, Sonia Mouriño, a un antiguo trabajador de la familia de 89 años, asfixiado en su cama por el humo y rescataron del fuego a la madre y al hermano de Carmen Reboredo, que padecía síndrome de Down. Los dos fallecieron posteriormente en una residencia de Lugo. El matrimonio estuvo en prisión preventiva algo más de un año y cerca de dos en libertad antes del juicio. Pese a que la mujer se confesó autora de todo lo sucedido la sentencia fue de igual pena para ambos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Los Mouriño van a la cárcel