Ter Stegen lleva al Barça a la final  de la Supercopa

El portero alemán salva al equipo azulgrana con tres paradones en la prórroga y detiene dos penaltis en la tanda para eliminar a la Real


Colpisa

 En las próximas elecciones a la presidencia del Barcelona, el candidato ganador deberá asegurarse la continuidad de Messi y también la de Ter Stegen. El portero alemán es, junto al argentino, el mayor activo del club. Un seguro de vida. Gracias a él, el Barça puede ganar el domingo la Supercopa de España, el primer título de la 'era Koeman' tras un curso en blanco. En el Nuevo Arcángel, Ter Stegen salvó a los azulgranas en el tiempo reglamentario, pero especialmente en la prórroga y en la tanda de penaltis. Adivinó cuatro y detuvo dos, a dos especialistas como Bautista y Oyarzabal. Un final demasiado cruel para la Real Sociedad, que había puesto contra las cuerdas al Barça en gran parte de la semifinal.

En la segunda manga de la rivalidad txuriurdin-azulgrana esta temporada Imanol Alguacil demostró haber tomado las notas buenas del primer envite. Cierto es que a Koeman le faltaba Messi, la reina del tablero, y eso condiciona por completo, pero el técnico guipuzcoano dispuso mejor las fichas. Su Real se plantaba en un 5-4-1 que en teoría podía parecer defensivo, pero que en la práctica resultó precisamente lo contrario. Presionaba el conjunto donostiarra a tumba abierta, sin conceder un metro, incluso con un marcaje al hombre, y así puso en aprietos al Barcelona.

La sangre no llegó al río porque a la Real le faltó puntería y sobre todo porque Ter Stegen salvó la más clara. Cuando pasado el cuarto de hora Isak le encaró en el uno para uno, el meta alemán se abalanzó sobre sus pies y bloqueó con firmeza el intento de vaselina del sueco. Antes ya había atrapado un cabezazo de Le Normand a saque de esquina de Oyarzabal y más tarde, ya al filo del descanso, despejaría de puños un disparo lejano de Isak que se envenenaba.

Para entonces ya ganaba el Barcelona, que se sobrepuso al gran inicio de la Real. A falta de Messi, Dembélé se rebeló contra el dominio vasco. Descarado como siempre, acertado como no tan de costumbre, el francés estiró a los azulgranas a golpe de regate. Tras 25 minutos sometido, el Barça se fue adueñando del partido. Ahí crecieron Pedri, que llama con insistencia a la puerta de la selección, y Frenkie de Jong, que por fin se ha convertido en el líder del centro del campo que llegó del Ajax en 2019.

Conforme avanzaba la primera parte, el equipo catalán gozó de sus primeras ocasiones. Un disparo de Dembélé, otro intento lejano de Lenglet, una volea defectuosa de Alba y un par de llegadas de Braithwaite. Un cabezazo de este a centro de Mingueza computaba como la más clara de azulgrana, pero llegó el 0-1. Cumplidor en su papel de hombre boya, Braithwaite embolsó el balón en el interior del área y de espaldas, con un defensor sobre la chepa, se lo puso a la carrera de Griezmann hacia la línea de fondo. El francés sacó el centro de primeras y De Jong lo cabeceó en escorzo. Honores para Griezmann, que con cinco pases de gol iguala a Alba como máximo asistente, y también para De Jong, que suma su tercer tanto de la temporada, ya uno más de los que marcó durante el pasado ejercicio.

El 0-1 castigaba a la Real Sociedad, que había sido mejor durante buena parte del primer tiempo, pero no duraría. A la vuelta de vestuarios, el conjunto donostiarra regresó valiente como en el tramo inicial y esta vez sí obtuvo premio. Ni cinco minutos se habían cumplido cuando, tras una gran acción colectiva, Oyarzabal puso un mal centro que interceptó De Jong con el codo. Intencionadamente. Incomprensiblemente. Penalti y empate de nuevo, infalible Oyarzabal.

La Real, mejor en la prórroga

La propuesta de Alguacil concedía irremediablemente espacios para el contragolpe. En la jugada siguiente al 1-1, De Jong a punto estuvo de penalizar el riesgo txuriurdin. Hizo bien el desmarque a la espalda de la defensa y el recorte en seco, aunque se durmió con todo a favor frente a Remiro y cuando fue a definir acabó por patear a Gorosabel. Más adelante, también en transición, Dembélé se quedó cerca del gol con un disparo de zurda. En el tramo final, el cansancio hacía mella en ambos equipos. En general, mandaban la imprecisión y el temor a perder el partido antes de la prórroga. A punto estuvo de evitarlo Merino en el último minuto, pero su cabezazo en un córner se topó con la espalda de Mingueza.

El físico daba para lo que daba y se presentaba una media hora de errores y pocas ocasiones. Sin embargo, no fue así y los porteros se tornaron decisivos en la prórroga. Remiro, sacándole a Griezmann un remate a bocajarro. Ter Stegen, con una estirada a disparo lejano de Zaldua, una mano salvadora en una internada peligrosísima de Januzaj y una palomita escandalosa a mano cambiada a falta del propio Januzaj, el mejor revulsivo de la Real.

La tanda de penaltis volvió a encumbrar a Ter Stegen, que atajó los dos primeros a Bautista y Oyarzabal, adivinó el de Willian José que se fue al posté y el gol de Januzaj. Así salvó los errores de De Jong, que tiró al palo, y de Griezmann, que la mandó a las nubes. Dembélé y Pjanic no fallaron y Riqui Puig, que no cuenta apenas para Koeman, marcó el decisivo para darle al entrenador neerlandés su primera final.

Ficha del partido

Real Sociedad 1-1 Barcelona (2-3) Real Sociedad: Remiro, Gorosabel (Zaldua, min. 91, Bautista, min. 120)), Zubeldia, Le Normand, Monreal, Guridi (Barrenetxea, min. 81), Guevara (Zubimendi, min. 106), Merino, Portu (Januzaj, min. 103), Isak (Willian José, min. 91) y Oyarzabal.

Barcelona: Ter Stegen, Mingueza (Junior Firpo, min. 114), Araujo, Lenglet, Jordi Alba, Busquets (Pjanic, min. 91), De Jong, Dembélé, Pedri (Riqui Puig, min. 91), Griezmann y Braithwaite (Trincao, min. 78).

Goles: 0-1: min. 39, De Jong. 1-1: min. 21, Oyarzabal, de penalti. Penaltis: 0-0, Bautista, para Ter Stegen; 0-0, De Jong, al poste; 0-0, Oyarzabal, para Ter Stegen: 0-1, Dembélé; 0-1, Willian José, al poste; 0-2, Pjanic; 1-2, Mikel Merino; 1-2, Griezmann, alto; 2-2, Januzaj; 2-3, Rique Puig.

Arbitro: Munuera Montero (Comité Andaluz): Mostró amarilla al realista Le Normand y a los azulgrana Dembélé y Mingueza.

Incidencias: Primera semifinal de la Supercopa de España, disputada sin público en el Nuevo Arcángel de Córdoba.

Un combate de boxeo fantásticos con dos púgiles superofensivos

Miguel Ángel Tena

Se enfrentaron dos equipos con dos perfiles ofensivos, en el que sus jugadores se sienten muy cómodos cuando entran en contacto con el balón. Y eso se notó desde el principio. Tanto Barça como Real Sociedad son dos escuadras muy verticales, que buscan la posesión no para especular, sino para hacer daño al rival. En ese escaparate de partida, la Real fue más valiente al principio, presentando un bloque muy alto en la presión de balón y por momentos incomodó mucho al Barça, recuperando balones cerca de la portería rival. El equipo de San Sebastián fue superior esos 25 minutos iniciales, con ocasiones claras de Portu e Isak.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ter Stegen lleva al Barça a la final  de la Supercopa