Un combate de boxeo fantásticos con dos púgiles superofensivos


Se enfrentaron dos equipos con dos perfiles ofensivos, en el que sus jugadores se sienten muy cómodos cuando entran en contacto con el balón. Y eso se notó desde el principio. Tanto Barça como Real Sociedad son dos escuadras muy verticales, que buscan la posesión no para especular, sino para hacer daño al rival. En ese escaparate de partida, la Real fue más valiente al principio, presentando un bloque muy alto en la presión de balón y por momentos incomodó mucho al Barça, recuperando balones cerca de la portería rival. El equipo de San Sebastián fue superior esos 25 minutos iniciales, con ocasiones claras de Portu e Isak.

Sí que es verdad, que a partir de ahí, el Barça, viendo esa superioridad de la Real, dio un paso adelante con el objetivo de crear más peligro, que hasta ese momento apenas había generado. Combinó mejor en ese tramo final de la primera parte y consiguió llegar más limpio a la finalización. Ahí fue cuando consiguió asociarse bien, con sus jugadores más importantes, con De Jong como el mejor, y fue capaz de generar esas dos o tres oportunidades que le valieron adelantarse en el marcador. Fueron sus mejores minutos del partido. Creo que el 0-1 con el que se llegó al descanso no fue justo, ya que la Real por ocasiones merecía al menos el empate.

En la segunda parte, el Barça trató de gestionar mejor esa presión alta que le estaba haciendo la Real y creo que estuvo más cómodo, siendo capaz de hacer salidas de balón más limpias. El equipo vasco siguió en la misma línea, con su idea superofensiva, y solo le faltó acierto para llevarse el partido. La acción del penalti le permitió meterse en el encuentro y hacer justicia.

En la prórroga los dos equipos buscaron la victoria con un juego tremendamente vertical que por momentos parecía un combate de boxeo.

Ambos tuvieron ocasiones para poder haber decantado el marcador a su favor; pero una vez más los jugadores ofensivos de ambos equipos no estuvieron acertados de cara a gol y además los porteros fueron protagonistas.

Haciendo referencia al combate de boxeo, la Real fue quien más mereció llevar a la lona a su rival por su insistencia.

Fue un auténtico partidazo el que pudimos ver, resuelto en unos penaltis que siempre son una lotería a la hora de repartir premio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un combate de boxeo fantásticos con dos púgiles superofensivos